miércoles, 23 de junio de 2021

Transhumanismo y despersonalización

Tanta insistencia por parte de los gobernantes para que toda la población se pinche un producto que NO ES NECESARIO como medicación, incita a pensar qué razón puede haber detrás de esa medida pseudosanitaria. Abra su mente y mire alrededor. Las llamadas "vacunas" ¿están previniendo enfermos o los crean? ¿De qué colectivo surgen las dolencias? No solo las reacciones inmediatas a los pinchazos. Algunos tienen efectos que les están durando semanas o meses. Otros han fallecido, por más que no se quiera vincular su muerte a la vacunación. Y ¿cuántos han mejorado su estado de salud tras pincharse? Los médicos en consulta no vemos que hayan mejorado... ni en lo físico ni en lo psíquico.

Las compañías aéreas siguen pidiendo PCRs para volar por mucho que usted demuestra que se haya puesto las dosis correspondientes: su pasaporte verde para ellos es transparente. Transparente como el fraude de una promesa incumplida, como hacer equivaler "vacunado" a "inmunizado". ¿De qué se ha inmunizado el que se ha puesto los pinchazos? Algunos perciben que se va nublando su capacidad de reacción frente al agua que se calienta alrededor y dentro de poco ya no será necesario ni siquiera aportar "datos" porque habremos anulado la capacidad de procesarlos.

Imagine (es solo un pequeño ejercicio de imaginación) que tras el propósito de vacunar estuviese el objetivo de anular la voluntad de las personas. La sociedad, de manera progresiva, sería incapaz de darse cuenta de que alguien o algo está pensando o decidiendo por él. Los que conserven capacidad de observación irán viendo un desfile de cuerpos sin alma, de personas despersonalizadas, de humanos que dejaron de serlo porque alguien se hizo dueño de su cerebro. Si usted lo ve a su alrededor, haga por unirse al esfuerzo de aquellos que luchan por que en su cabeza no se extinga la capacidad de decidir libremente. Quizás el verdadero mal avanza inexorablemente hacia la digitalización de las personas que decidieron dejar la llave de su libertad, las riendas de su vida y su capacidad de decisión reducido a algoritmos. Como decía un visionario, ojalá que los pinchazos no sean tan realmente eficaces como pretenden los que los promueven. Que no, que la finalidad no es médica. Imaginad, mientras podáis. Muchos no podrán y los que puedan, serán penalizados por ello.

domingo, 20 de junio de 2021

La tele nos engaña

El título de este artículo es mentira. En primer lugar, podemos hacer extensivo el apócope de "tele" a los medios de comunicación, en general. En segundo lugar, podemos hacer que el pronombre no sea en plural "nos" sino singular (me o te). Y con ello nos daremos cuenta del tercer aspecto: engaña. La tele y los medios de comunicación no engañan: se engaña uno mismo cuando se nutre de noticias erróneas. O sea que el engaño es algo que sufre el que se cree el engaño porque en estos momentos el cometido de los medios de comunicación es decir lo que les dicen que tienen que decir. Son los que los pagan los que generan las noticias con la finalidad de que usted se las crea. Decir que la tele nos engaña sería como culpar al tigre por que te devore al acercarte: está en su naturaleza.

Ahí está precisamente uno de los grandes problemas de los medios de comunicación actualmente: la transmutación de su naturaleza. Los medios de comunicación deberían estar al servicio de la información y de la verdad. Con la devaluación de la verdad, lo que queda es el interés, la ganancia. Por eso, están monopolizados por los que ganan pingües beneficios con el desarrollo de una corriente de opinión, de una tendencia. No importa que lo que se diga sea verdad o mentira: es útil a una causa, la de generar miedo, porque con el miedo se puede dominar los impulsos sociales, crear "verdades" y señalar "culpables". Es momento de denunciar la cobardía.

El reto de los medios de comunicación parece que es hacer creíble lo inverosímil o lo absurdo. Conseguir que la opinión pública acepte unas creencias sin razonarlas es algo que les llena de enorme gozo: cuanto más aberrante es lo que se consigue infundir en el pensamiento social, más conciencia tienen de su éxito y de su poder de influencia. Empeñados en la cultura de la muerte, podrían abordar la campaña de que el tabaco es beneficioso o el alcohol saludable cuanto más altas sean las dosis... y si logran que la sociedad acepte como ciertos estos principios considerarían un triunfo su tarea que consiste en... influir.

Para conseguir que las ideas más aberrantes tomen cuerpo en la sociedad es necesario impedir que la gente, cada persona en particular, piense, razone. Si entre iguales podemos hablar, intercambiar opiniones y argumentos sin perder el respeto y la educación, saldremos de la tiranía del pensamiento único. Si apagas la tele, descubrirás el mundo y la vida.

PS: algunos medios de comunicación siguen abiertos a alternativas, no todo está monopolizado. Esta entrada está inspirada por y dedicada a quien fue mi profesor de dibujo don Fernando Alvear G.

jueves, 10 de junio de 2021

Lo que más molesta al maligno

    En sus "Cartas del demonio a su sobrino" C. S. Lewis hacía ver cómo una de los objetivos más satánicos consiste en tergiversar la verdad. Incluso proponía a su sobrino como estrategia que cuando un ser humano estuviese a punto de descubrir la verdad, rápidamente le distrajese con cualquier tontería a fin de ofuscar lo más posible el razonamiento de las personas. Y si además revestía los falsos argumentos con apariencia científica, la mentira cobraría más visos de verosimilitud y los necios se la creerían.

    En el empeño por que brille la verdad, he optado por lanzar unas frases breves y sencillas, asequibles a la más elemental lógica humana, un desafío para que las llamadas agencias de verificación suden para ver cómo las pueden tachar de falsas. Las primeras cinco que puse ayer en mi cuenta de LinkedIn han tenido un eco que no esperaba, en respuestas y en comentarios.


    A medida que el público las vaya asimilando, podemos seguir aportando frases con desarrollo lógico sobre las anteriores. Así, aprovecho esta entrada de blog para continuar con la segunda clase:
  • 6.- El ser humano sin gérmenes es inviable: no puede sobrevivir.
  • 7.- No todo el que tiene un germen le causa enfermedad, por lo que tener gérmenes no equivale a estar enfermo.
  • 8.- Detectar un germen en el ser humano, no significa que esa persona esté necesariamente enferma.
  • 9.- Los seres humanos intercambiamos unos con otros los gérmenes que portamos, por mucha mascarilla que llevemos y mucho hidrogel que utilicemos.
  • 10.-  Una persona sana puede transmitir sus gérmenes a otra persona ("contagiarla") y esa persona que recibe esos gérmenes puede o no enfermar a consecuencia de ello. Lo que una persona no puede es contagiar un germen que no tiene. 
    Seguirán más frases para el escrutinio de los epidemiólogos y afamados y reconocidos microbiólogos que son los que saben que es cierto lo que figura en este mensaje... Como también saben que pueden existir gérmenes aun cuando no los podamos detectar (por fallo en los medios de detección, los falsos negativos) o podemos asumir que un germen está... cuando realmente no hay ningún germen. Son limitaciones de la ciencia. Pero afortunadamente, la lógica funciona por otro lado, amigos. Continuaremos en breve con otra clase sencilla.



martes, 1 de junio de 2021

Tras un amoroso lance y no de esperanza falto.

A menudo la censura obliga a ir de un sitio para otro. No es por ánimo de esconderse sino porque se va buscando dónde poner la verdad para que luzca y brille. Porque los hijos de las tinieblas detestan la luz.

Quienes buscan seguidores permanecen siempre en el mismo sitio porque dicen que los cambios de localización hace que muchos se vayan perdiendo. El que desee abrir los ojos, siempre podrá encontrar la luz allí donde brille. No hay nada oculto que no llegue a saberse y el amor a la verdad nos obliga a mantener la esperanza como sugiere el título robado a san Juan de la Cruz.

Los cauces de comunicación que actualmente mantengo abiertos para contar mi punto de vista son los siguientes:

1.- Este blog, que sin necesidad de suscripción ha recibido más de 1,1 millones de visitas: las entradas cortas admiten todo tipo de comentarios (siempre con educación), alrededor de 10 mil ya se han hecho, si bien se está percibiendo una progresiva censura ajena a mi voluntad.

2.- El canal de Telegram DrDeBenito que desde su creación hace 3 meses cuenta con más de 18 mil inscritos. Mientras sea "refugio de disidentes" quizás sea el baluarte más eficaz para difundir.

3.- Los directos del canal de YouTube que todos los martes a las 22:30 horas nos reúne para poder comentar lo más relevante de la semana. Como muchos sabéis, aunque no todos por lo que voy constatando, tras la emisión en directo YO elimino el vídeo del canal y lo traslado a Odysee.com al canal DrBenito donde queda archivado junto con los anteriores para su visualización en diferido. Es el enlace que suelo poner luego en Telegram. No pueden quedarse alojados en YouTube porque cerrarían el canal, no soportan la libertad de expresión. Para quienes no les hace falta verme y les basta con el audio, solemos llevar a iVoox las emisiones en directo. Estamos considerando la posibilidad de hacer los directos desde la misma plataforma de Odysee. Ya veremos.

4.- Los vídeos cortos y grabados sobre cuestiones éticas o filosóficas en el canal de YouTube de Reencuentros. Como no son "polémicas" de momento YouTube no los censura. Pero la nueva política de la plataforma avisa que va a poner publicidad quiera o no quiera el que pone los contenidos, y no me agrada la idea de que aparezca publicidad en mis vídeos. Debido al aumento de trabajo derivado de la evaluación de los posibles efectos secundarios de la "vacunación", tengo un poco desatendido este canal por lo que ruego a sus seguidores un poco de paciencia. Sugiero volver a ver alguno de los ya emitidos (siempre se descubre algo nuevo)... en espera de entregas frescas.

5.- En la plataforma profesional de LinkedIn intervengo ocasionalmente, pero normalmente lo que considero más interesante lo comunico a través de Telegram o este blog. Recibo docenas de invitaciones de enlace pero actualmente no acepto apenas más que las de ámbito médico o sanitario. No es por menosprecio de nadie sino por optimizar un poco el escaso tiempo que me queda en aras de conseguir más modos de contrastar la información que me llega.

Hemos tenido dificultades para atender los comentarios de los canales de YouTube porque muchos son censurados, como pasa con los de este blog. Los inscritos en estos canales también pueden hacer comentarios en los apartados de "COMUNIDAD" de ambos canales. Antes recibía notificación de esos comentarios pero ya no me avisan.

En aras de buscar un cauce de comunicación bidireccional, estamos valorando abrir una cuenta de email en SIGNAL o Protonmail, que se consideran seguras, o un canal de diálogo en Telegram. Lo que más me retrae en estos momentos para esto es... la falta de tiempo, porque si abrimos una dirección como cauce de comunicación ya os anticipo que no podré responder a todos los comentarios como hasta ahora he intentado hacer. No tengo otras redes sociales (ni Twitter, ni WhatsApp, ni Facebook, ni Instagram,...

Por último, deciros que ninguno de estos cauces de comunicación están monetizados, ni media subvención ninguna, ni existe conflictos de intereses. Ante eventuales suplantaciones os advierto contra los que os pidan dinero o likes en mi nombre. Lo que sí os pido es que difundáis esta información y los cauces que en ella van a todos los que améis y consideréis que pueden estar interesados en buscar la verdad. A vosotros, los que lucháis por seguir siendo libres, os agradezco mucho, mucho vuestra ayuda y apoyo y nos vemos esta noche en directo.

lunes, 24 de mayo de 2021

In memoriam

El pasado 20 de mayo fallecía a los 90 años el profesor Gonzalo Herranz, médico y maestro de médicos. Su biografía la encontraréis con facilidad. Aquí quiero dejar constancia de algo que no sabréis y que forman parte del poso que su enseñanza dejó en mí. Enseñaba la asignatura de Deontología Médica en quinto de carrera (la única matrícula de honor de mi expediente académico de la que me siento realmente orgulloso), y posteriormente elegí un curso de doctorado que impartía, Metodología de la Investigación Científica: impresionante. Sintetizaba lo esencial con asombrosa naturalidad, y en su rectitud no dejaba pasar una, hubiese quien hubiese por medio. Con mucho cariño pero con contundencia, fuese cual fuese el foro, decía "no, eso no puede ser" cuando tenía noticia de algo contrario a la ética médica. Encontraréis titulares en la prensa nacional donde arremetía hasta contra los Colegios de Médicos y les hacía responsables por permitir que los laboratorios comprasen a los médicos. Pero especialmente se mostraba indignado cuando tenía constancia de un perjuicio directo al paciente por mala praxis dolosa.

La última vez que contacté con él fue hace seis años, para consultarle una cuestión de supuesta descortesía entre colegas. Me atendió con mucha amabilidad advirtiéndome que su cabeza no "rulaba" ya como antes, pero poniendo en práctica lo que enseñaba de que "el viejo profesor nunca abandona a sus alumnos". También en esa ocasión acertó de pleno con su consejo. ¡Cómo me hubiese gustado que ahora manifestase su saber y humanidad a la situación que estamos viviendo! ¡Cómo me gustaría saber su opinión sobre el linchamiento que los Colegios de Médicos muestran hacia los médicos que luchan por sus pacientes cuya salud está siendo amenazada por directrices oficiales sin razón ni fundamento científico!

En un viaje que hicimos de Pamplona a Madrid allá por 1993 le pregunté por los delicados cambios que se estaban introduciendo en el Código de Deontología. Veía la deriva hacia la que caminábamos y sentenció: "Mire (siempre nos tratamos de usted), el Código cambiará lo que quiera pero usted nunca abandone a sus pacientes". Vaya esto en su recuerdo y en tributo a todos aquellos médicos que, por encima de instituciones y leyes, ajenos a la crítica cazurra de los medios de comunicación vendidos y con riesgo de sus patrimonios, nunca abandonan a sus pacientes velando por sus derechos. Que Dios que es buen pagador le tenga en su gloria. Muchas gracias, profesor.

sábado, 22 de mayo de 2021

Para los niños. La generación siguiente

Mientras son pequeños, los padres son quienes orientan y deciden sobre el futuro de los hijos: estudios, lugares de vacaciones,.. Algunos padres les eligen la profesión e incluso hasta la pareja que se han de echar. Los más liberales ya trinaban contra la imposición de los progenitores por educarles en una determinada cultura, y ya no digo unas convicciones religiosas. Caminamos hacia una sociedad sin padres, sin progenitores, con orientación exclusiva por los gobernantes. Ya hemos escuchado y volveremos a escuchar que "los hijos no pertenecen a sus padres". La unidades sociales la creará el gobierno que regulará su producción.

Una sociedad de individuos gestados por los cánones vigentes en la sociedad. Una sociedad que será moldeada por la opinión pública que emana de las consignas que se lanzan desde los medios de comunicación. Cada vez se percibe más que el pensamiento alternativo (alternativo es todo lo que no es el oficial) se señala como sospechoso o delictivo. Los padres no podrán educar a sus hijos en sus convicciones, si no coinciden con las que tienen sus gobernantes. Le podrán retirar la patria potestad. De poco sirve esgrimir que es un derecho constitucional o internacional: se cambia el derecho y solucionado el problema. La libertad se restringe cada vez más con la excusa de ganar en seguridad. Usted no será libre para decidir si se vacuna o no: habrá una exigencia social para la "seguridad de todos", por más que haya sobradas razones científicas para mostrar lo absurdo de esa medida.

La sociedad va camino de su estabulación para conseguir la seguridad frente al miedo: no hace falta ser muy beligerante con los disidentes que pasan el ecuador de su vida, pronto serán pasto de la eutanasia. Es mucho más rentable aplicarse a introducir las medidas de control en las nuevas generaciones, que perciban la mascarilla como elemento de vestir habitual o las vacunas como imprescindibles para poder ir al colegio. La falacia del llamado pasaporte verde es un ejemplo de ello. Pero en Alemania ya van diciendo que el próximo curso sólo podrán ir al colegio los niños que se hayan vacunado. Merkel se va en octubre, algo se desplomará. Y aquí todavía queda gente que dice que los niños no se tocan.  No sé qué opinarán las autoridades religiosas.

QUAE SUNT CAESARIS CAESARI ET QUAE SUNT DEI DEO

viernes, 14 de mayo de 2021

La hora del pueblo

Algo falla en una sociedad en la que la gente teme dar su opinión para no ganarse enemistades. O para evitar sanciones. No dejar opinar, impedir el derecho a la disidencia, considerar que un modo de pensar alternativo al oficial equivale a incitación al odio, son claros ejemplos de represión de un estado totalitario sobre el pueblo. Si las instituciones científicas, políticas, religiosas, educativas, profesionales, económicas, si las redes sociales o los medios de comunicación mantienen un pensamiento único que impide o censura la libertad de expresión, el pueblo debe saber que vive bajo un régimen que no gusta de ser llamado dictadura pero... búsquele usted otro nombre. Acaso sea un Estado que, bajo el imperio del miedo, conduce a la opinión pública hacia un transhumanismo que lleva implícita la destrucción del ser humano como hasta ahora se conocía, dando paso a una nueva criatura que ha renunciado a su libertad en pro de la seguridad.

Es la hora de que el pueblo, mientras todavía es libre de poder manifestarse, reclame un debate científico, tan científico como pacífico, sobre la situación de miedo pandémico que las autoridades han aprovechado para intervenir en la vida cívica de los ciudadanos. Por ello se entiende la necesidad y urgencia con la que las iniciativas ciudadanas convocan a todo el mundo para manifestarse en diferentes lugares pidiendo ese debate. En Madrid se convoca mañana 15 de mayo, fiesta del patrón de la ciudad, frente al Ministerio de Sanidad y Consumo en el Paseo del Prado a partir de las 16 horas. Allí hemos de estar porque es posible que si no vamos ahora, más adelante no nos dejen, con la excusa de que reivindicar libertades sea apología del terrorismo o incitación al odio.

En los "Episodios nacionales" dejó escrito Benito Pérez Galdós una frase emblemática que figuraba en los antiguos billetes de mil pesetas: "Y entre los muertos habrá siempre una lengua viva para decir que Zaragoza no se rinde". Hoy esta lengua vuelve a salir a las calles.


PS: Magna est vis veritatis et praevalebit, frase que me sugiere como colofón Jordi Morillas y que ya citaron otros antes como Jung, Schopenhauer,... el derecho romano y hasta viene prefigurada en 1 Esdras 4, 41.

Transhumanismo y despersonalización

Tanta insistencia por parte de los gobernantes para que toda la población se pinche un producto que NO ES NECESARIO como medicación, incita...