Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2012

Alteración del ritmo intestinal (III). Estreñimiento (y II)

Un lector me comenta que escribir “cagar” es duro de leer. Pido disculpas a quien le moleste pero lo empleo porque me parece más elocuente, breve y coloquial que otras palabras o expresiones de igual significado como obrar, ir de vientre, defecar, hacer sus necesidades, aguas mayores o incluso descomer. Como decíamos en la anterior entrada, la principal causa de estreñimiento en nuestro medio... no es el cáncer de colon. Vamos a dedicar esta entrada al paciente estreñido que se queja de que “empujo, empujo pero no me sale” que es como se decía anteriormente, probablemente la segunda razón más escuchada.
Tras esta queja el paciente suele añadir que, en realidad, ganas sí tiene. Unas ganas que define como sensación de pesadez en el bajo vientre, deseo de “soltar” pero que cuando se pone no hay manera. Muchas veces lo describe como un “bloqueo” en el ano, “hago fuerza y aquello no progresa”. Y también es muy frecuente que se quejen de tenesmo rectal: sensación de evacuación incompleta, …

Alteración del ritmo intestinal (II) Estreñimiento (I)

Profundizando en los trastornos del ritmo intestinal, vamos a tratar en esta entrada de un problema realmente escatológico que preocupa mucho en nuestros días. Si se mira en el diccionario, la palabra “escatológico” sólo tiene dos acepciones y las dos bien diferentes. Una hace referencia a las cuestiones relativas a los acontecimientos de los últimos tiempos y el más allá (postrimerías de ultratumba) y la otra a los excrementos. Estos días hemos estado con la preocupación escatológica por la predicción de los mayas sobre el fin del mundo, que parece no haberse cumplido. Pero ahora hablaremos de la segunda, pues en el mundo secular occidental el problema del estreñimiento abarrota las consultas médicas y alimenta los herbolarios.
La principal causa de estreñimiento en nuestro medio es que la gente no tiene tiempo para cagar. Aunque suene entre chocante, gracioso o grosero, sin lugar a dudas la razón principal que está en la base de la mayor parte de los casos de estreñimiento es que n…

Alteración del tránsito intestinal (I)

En la consulta de aparato digestivo vemos aquello que "se sale de lo normal", como ya hemos dicho otras veces. No suele acudir público que se congratule de lo bien que hace la digestión o lo regularmente que va al baño. Se ven situaciones anormales, o al menos experimentadas como tales por parte del paciente que acude con su cuita. Tiene su importancia este carácter subjetivo de la queja porque en ocasiones te sorprende escuchar respuestas que te dejan perplejo. Hay pacientes que al ser interrogados sobre la frecuencia con que van a hacer de vientre responden sin inmutarse "pues sí, lo normal, cada semana...".Y cuando esperas oír cuántas veces por semana responden extrañados "¡una, claro!". Es decir que hay gente que considera "normal" hacer de vientre una vez por semana "y si ando algo estreñido, cada diez o quince días". Para otro, por el contrario, la normalidad de su patrón de deposiciones es de tres a cinco veces al día.

No obstan…

La única salida cuando se es peón

Ahora que la situación global invita a reinventar nuevas fórmulas para casi todo -en tiempo de crisis en todos los pesebres se buscan mesías- parece que es más fácil colar nuevos usos que son abusos. La sanidad, ese producto tan sensible porque en principio "vela" por nuestra salud, recibe con júbilo cualquier innovación que se presente con visos de que va a ser algo bueno para conservarnos la vida. Hace unas semanas se comentó, al parecer con poco fundamento, que en Estados Unidos se había optado por implantar en 2013 un chip en los pacientes para mejor control de su historial clínico y su frecuentación hospitalaria. Sí, se decía microchips en humanos, no en perros. El enfoque de la medida, evidentemente, se hacía desde todos los puntos como altamente beneficioso para el paciente: mayor seguridad, historia clínica siempre a mano y en la mente (de hecho el microchip se implantaría subcutáneo en la mano o en la frente del paciente), mejor coordinación de los servicios, etc. Y…

La felicidad no es un destino: es una forma de viajar

Me gustó esta frase cuando la oí por primera vez. Por lo que he podido saber, se la debió inventar un buen hombre (si es que es original de Roy Goodman) y me ha servido mucho como colofón para las conversaciones con los pacientes que califico como "vividores intensivos". Si entendemos la vida desde el morbo, podríamos decir que se trata de una enfermedad crónica, progresiva, degenerativa y de curso inevitablemente fatal. No hemos de amargarnos por ello, no deja de ser una definición más de eso que llamamos vida. Tras un periodo de tiempo más o menos largo (que por largo que sea casi siempre se nos antoja escaso) dejamos de contribuir a la historia de la humanidad. Cada ser humano pasa por el mundo aportando su granito de arena a la historia. Y hay quien enfoca el periplo con planificación y cuidado extremo y hay quien vive más despreocupadamente.
Hace unos días Gonzalo se preguntaba hasta qué punto la medicina tiene que prestar sus cuidados por la salud de un individuo que …

Fuera de lo normal

Uno de los principales problemas que tenemos en medicina es determinar qué es lo normal. Cuando por "normal" se entiende "lo que se ajusta a la norma", no hemos resuelto el problema porque habría que definir cuál es la norma. Y esto la mayoría de las veces se hace por arbitrio o por consenso. Cuando, por poner un ejemplo cuantitativo, decimos que "lo normal es tener la glucemia basal entre 75 y 105 (por poner estos márgenes aunque pueden variar ligeramente según laboratorios) quiere decir que la mayoría de la gente sana, digamos al menos el 90% de ella, tiene cifras de glucemia entre estos valores. Pero pasarse o no llegar, si se trata de una determinación aislada y son leves las desviaciones, no convierten al sujeto en enfermo, ya que esta alteración puede deberse a algo coyuntural o ligado a algún proceso sobrevenido y merecerá hacer un seguimiento para comprobar si realmente la glucemia anda habitualmente fuera de los márgenes que hemos acordado como normal…

Intolerancia a la lactosa. Y a algo más...

Cuando en el mercado apareció la leche sin lactosa, surgieron varios interrogantes en mi interior. El primero fue conocer de qué manera podían quitar la lactosa a la leche y que siguiera siendo leche. La lactosa es un disacárido (o sea, dos moléculas de monosacáridos llamados glucosa y galactosa) y supone el 5 a 9% de la leche, según sea de vaca o humana. Pues la sorpresa era que no se le quitaba nada: se le añadía la enzima que separa los dos monosacáridos. O sea, que más que leche sin lactosa, creo yo que debería llamarse leche con lactosa hidrolizada.

Estas leches "sin lactosa" lo único que vienen a paliar es la falta en el intestino de algunas personas de lactasa endógena, la enzima que lleva a cabo el proceso de ruptura del disacárido en conflicto. La segunda cuestión que me empezó a llamar la atención cuando irrumpieron estas leches fue la cantidad de estudios que avisaban de que la intolerancia a la lactosa es muy frecuente en la población general. Es más, si los estu…

Alergias alimentarias

Pocas cosas hay tan envueltas de enigma en la ciencia médica como el mundo de las alergias. Quizás sea debido a la enorme cantidad de sustancias que pueden desencadenar las reacciones alérgicas (los llamados alérgenos) como al intrincado mecanismo de respuesta del sistema inmunológico a esas sustancias. Si a la complejidad de ambos agentes que intervienen en la reacción se añade la diferente intensidad de respuesta al encuentro del alérgeno con el sistema inmunológico, es fácil que la confusión en la entrevista médico-paciente llegue al extremo de la total incomprensión. Porque hay quien entiende por reacción alérgica una rinitis estacional, una erupción cutánea, una salva de estornudos, un picor de ojos,... pero también una crisis de asma con broncoespasmo o laringoespasmo que puede provocar asfixia o un shock anafiláctico. Y evidentemente todas estas situaciones vienen provocadas por una respuesta del sistema inmunológico bien frente a un inofensivo grano de polen, bien por la dolor…

Cronificar como sucedáneo de curar

En la última Jornada Nacional sobre Estrategias de Salud del Sistema Nacional de Salud (SNS) se ha comentado que "más del 45,6% de la población española mayor de 16 años padece, al menos, un proceso crónico". Esperemos que ese impreciso "más" no eleve el ya abultado porcentaje por encima del 50% porque resulta terrorífico pensar que alrededor de la mitad de la población española está crónicamente enfermo. Otros datos aportados en esas jornadas sobre la cronicidad son que "hasta el 22% de la población padece dos o más procesos crónicos", o que "las enfermedades crónicas son la causa del 80% de las consultas de Atención Primaria".

Tras estos porcentajes hay que hacer una lectura en clave económica -hoy todo está transido por la economía- y preguntarse de quién es el triunfo de cronificar enfermedades en vez de curarlas. Cronificar es convertir un proceso en crónico, duradero en el tiempo. Antaño las enfermedades se resolvían "por crisis o …

Enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE)

Se llama pirosis a la sensación de quemazón y dolor que aparece detrás del esternón en el pecho, y que el paciente normalmente achaca a "la subida de los ácidos". La pirosis es el síntoma más representativo pero no el único de la ERGE. El reflujo gastroesofágico es la subida del contenido gástrico hacia el esófago, alcanzando una altura variable y pudiendo llegar a la boca, denominándose entonces "regurgitación". Esta subida del contenido gástrico hacia la boca al que nos referimos no se asocia a náuseas pues entonces estaríamos hablando de vómitos. El reflujo no se acompaña de náuseas o al menos no viene desencadenado por ellas.
Los episodios de reflujo son muy frecuentes y es raro encontrar una persona que no haya experimentado alguno, en ocasiones vinculado a eructos. El eructo sería, de hecho, un "reflujo" gaseoso. Se estima que alrededor del 15% de la población española padece algún grado de ERGE que puede ser más o menos invalidante o molesto. Habi…

Vacunas obligatorias

Ante el comienzo de la campaña de vacunación, vuelve a abrirse el debate sobre la necesidad de "forzar" a las personas a que se vacunen o dejar ese acto al arbitrio de cada uno. Recientemente leíamos el siguiente titular "La obligatoriedad de vacunar de la gripe a los profesionales sanitarios en el centro del debate de un grupo de expertos". Porque resulta polémico, merece un análisis de esta entrada de blog.

Entre los expertos del debate, patrocinado como no podía ser de otro modo por una conocida empresa farmacéutica dedicada a la elaboración de vacunas, algunos opinaban que "vacunar de la gripe a los profesionales sanitarios impide que estos contagien a sus pacientes, lo que redunda en un mejor control de la enfermedad, un menor gasto sanitario y un absentismo laboral más reducido". Asimismo se aportó la cifra de que sólo el 16% de los médicos y el 11% de los enfermeros se vacunan en España. Alarmados por el descenso de gasto en vacunas en España …

Diverticulitis: un socorrido diagnóstico de presunción

El sufijo –itis en medicina significa “inflamación”. En la recogida de antecedentes médicos al comenzar una historia clínica, no es infrecuente que el paciente te diga que tiene diverticulitis. Lo que sí es altamente improbable es que la tenga, así en presente, o incluso que la haya padecido.

La diverticulitis es un cuadro inflamatorio agudo de uno o varios divertículos. Los divertículos son prolongaciones saculares, como cuevas de pequeño tamaño, que frecuentemente aparecen en las paredes del colon, sobre todo en el lado izquierdo del abdomen (colon descendente y sigma), siendo más infrecuentes en otras localizaciones del tubo digestivo. Se producen por herniación de la mucosa y submucosa del colon por zonas donde la capa muscular es más débil y que frecuentemente es el sitio por donde penetran los vasos sanguíneos. Suelen aparecer con la edad, siendo infrecuentes antes de los 40 años y estando presentes en más del 30% de la población mayor de 60 años. Habitualmente quien los tiene …

Una nueva forma de enfocar el tratamiento del cáncer.

La terapéutica del cáncer se encuentra en un punto de inflexión. Hasta ahora el abordaje de los tumores ya declarados consiste en extirparlos quirúrgicamente, cuando son operables, o en administrar radioterapia o quimioterapia, bien solas, bien de manera conjunta o como complemento a la cirugía. Puesto que según la epidemiología, una de cada tres personas padecerá un cáncer a lo largo de su vida, le ha tocado la lotería si le cae un tumor de los que se curan sólo con operar.

Pero si todo problema oncológico se resolviese únicamente con cirugía, los especialistas en oncología médica y oncología radioterápica estarían de brazos cruzados. Y lo que es más alarmante, la poderosa industria farmacéutica, que consigue gran parte de sus beneficios con la fabricación de fármacos quimioterápicos, sufriría grandes pérdidas. Por ello hay que potenciar desde el punto de vista de la investigación los estudios que "demuestren" los beneficios de la quimioterapia y la radioterapia sobre los …

El doctor Valentín Ruster y la enfermedad coronaria

Sí, no es una errata. Ayer tuve ocasión de acudir a una conferencia del cardiólogo Valentín Fuster que ha desarrollado gran parte de su investigación sobre el síndrome coronario en Estados Unidos. Fue un placer oírle hablar de algo que conoce como muy pocos pero además con gran sentido común y clara mentalidad investigadora y práctica. Me llamaron la atención varias cosas que intentaré resumir.

Durante dos años ha reclutado más de seis mil pacientes para aplicar sobre ellos hasta siete exploraciones cardiológicas no invasivas tratando de descubrir quién tiene un riesgo silente de desarrollar un infarto de miocardio. Para conseguir ese número de pacientes en este tiempo, no llamaron a los pacientes a los hospitales sino que se habilitó un enorme remolque de camión americano que portaba el equipamiento necesario, hasta una resonancia magnética. Se trataba, pues, de una gran unidad móvil de exploración cardiológica, algo así como los dispositivos ambulantes para hacer mamografías pero m…

Querer curar el cáncer

El cáncer es un término genérico que se aplica a un grupo de enfermedades que se caracterizan por la proliferación anómala, desordenada y descontrolada de un conjunto de células. Sobre su origen, por qué se producen, sabemos algunas cosas e ignoramos muchas más. Se han invocado la acción de sustancias tóxicas exógenas, sobre todo el humo del tabaco, abuso de alcohol, alimentos grasos, algunos colorantes o aislantes, derivados del benceno,... pero también fármacos, radiaciones ionizantes, agentes infecciosos. Y cómo no, una especial vulnerabilidad del individuo que lo padece avalado por la genética que determina mutaciones en los sistemas de control de la replicación celular o en la reparación de los genes dañados. Se diría, pues, que de la interacción -puntual o continuada- de una sustancia tóxica con las barreras defensivas del individuo se da o no se da el desarrollo de un cáncer. Importa, por lo tanto, tanto la agresividad del agente extraño para producir un cáncer como la resisten…

La sanidad pública: un derecho venido a menos para el paciente

Nos habíamos malacostumbrado. Esta generación (podemos estimar "generación" como lo que dista de los padres a los hijos, unos treinta años) ha vivido al amparo de un Estado que ha facilitado la atención sanitaria universal y gratuita. La Ley General de Sanidad (LGS) de 1986 fue acaso su vértice, el momento en el que se explicita ese derecho que ya se venía percibiendo desde los últimos años del anterior régimen. Pero también la LGS abría la puerta a lo que ha sido el declive de este derecho: la descentración de la sanidad y el reparto de competencias a las diferentes comunidades autónomas. Completadas estas transferencias en 2000 se abrió la puerta a una gestión regional que ha disparado las tasas de ineficiencia y de desigualdad de trato.

Cuando uno vive inmerso en una manera de hacer las cosas que es relativamente cómoda, le resulta difícil plantearse que puedan ser de otra manera. Por eso tendemos a escandalizarnos cuando comparamos nuestro modelo sanitario con otras form…

La sanidad pública: hogar y pesadilla del médico

La mayoría de los médicos asistenciales que actualmente ejercen en España hemos pasado durante un periodo más o menos largo prestando nuestros servicios en la red pública. El sistema MIR (Médico Interno Residente) ha servido para formar médicos especialista durante los últimos treinta años. Y aunque sólo haya sido durante este periodo, que oscilaba entre tres y cinco años, hemos aprendido a hacer las cosas conforme nuestros veteranos colegas nos enseñaban. Después, una vez obtenido el título de especialista, unos seguían en el sistema público como médicos adjuntos, con plaza en propiedad si superaban alguna de las escasas oposiciones que se celebraban, o bien como interinos, sujetos a renovaciones de contratos. Otros optaban por la medicina privada que ya compaginaban los adjuntos mayores, a veces como único camino porque no quedaban plazas para ejercer en el sistema público.

En cualquier caso, la sanidad pública es donde la mayoría de los médicos hemos dado nuestros primeros pasos as…