Páginas vistas en total

martes, 19 de noviembre de 2013

¿Qué es eso del bichito del estómago?

Algunos hablan de la infección esa, otros del virus. Pero cada queda menos gente que desconozca el hecho de que algunos padecimientos gástricos tienen que ver con la infección causada por una bacteria descubierta al principio de los años 80 por dos médicos australianos, Warren y Marshall, que con el correr de los años recibirían por ello el Premio Nobel. Cuando notificaron su presencia en el estómago de pacientes con gastritis o con úlcera, pocos daban crédito a que esos males que tradicionalmente se achacaban al ácido pudiesen estar relacionados con la recién descubierta bacteria, la que luego llamaríamos Helicobacter pylori. Tras su descubrimiento, esta bacteria ha pasado por diferentes estados de fama, desde ignorarla hasta hacerla responsable no sólo de las úlceras gastroduodenales o el cáncer gástrico sino hasta de la rosácea, el infarto de miocardio, el liquen plano, la ansiedad o la depresión.

A pesar de tantos altibajos, consolidó su fama cuando la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) la catalogó en 1994 como carcinógeno de grupo I, es decir, como agente causal de cáncer con igual rango que el tabaco. Para entonces ya estaba bien documentada su causalidad en la úlcera gástrica y duodenal y también empezaba a verse su concurso en el desarrollo de cáncer gástrico, tanto adenocarcinoma como linfoma gástrico tipo MALT (Asociado a mucosas). A raíz de esto, comenzó a desarrollarse una psicosis animada en parte por las corrientes más proclives a los métodos preventivos. Es verdad que desde que conocemos que el Helicobacter pylori es la causa de la úlcera gástrica y duodenal, llevando a cabo la erradicación de esta bacteria en los pacientes ulcerosos, hemos conseguido que ya no haya apenas operados de estómago por problemas ulcerosos. Las técnicas quirúrgicas que tanto se prodigaron desde los años 60 hasta bien entrados los 80 del siglo pasado para el tratamiento de la úlcera gastroduodenal hoy están en desuso. Los cirujanos de esas generaciones no podían ignorar las técnicas de Billroth I y II y la vagotomía troncular con piloroplastia que se llevaban a cabo sobre los pacientes ulcerosos. Los cirujanos actuales no conocen ya estas intervenciones más que de oídas porque no las hacen. En definitiva, el problema del paciente ulceroso que no se separaba del bicarbonato o la leche y que cada primavera y otoño reabría su úlcera pertenece ya a la historia. Hoy sí, se sigue operando el estómago pero con menos frecuencia, por los problemas de las escasas úlceras que no se controlan médicamente o por las úlceras que son malignas, los cánceres gástricos. Pero ¿y el cáncer gástrico? ¿Es tan sencillo acabar con él acabando con el Helicobacter? ¿Acaso tener Helicobacter en el estómago predispone para desarrollar un cáncer gástrico?

Vamos por partes. En primer lugar hay que tener en cuenta que en los estudios epidemiológicos que se han llevado a cabo en diferentes países la presencia de Helicobacter pylori en la población general es muy alta y aumenta con la edad. En países como Perú se encuentra H. pylori en un 80-90% de la población adulta. En España la prevalencia de esta infección es del 50%. O sea que uno de cada dos españoles adultos tiene la bacteria en su estómago. Si lo comparamos con la incidencia de cáncer gástrico, nos lleva a pensar que lógicamente el hecho de tener H. pylori no implica el desarrollo de un tumor gástrico: se piensa que hace falta algo más aparte de la infección por Helicobacter pylori. Imaginamos que los factores genéticos o la exposición a otros agentes tóxicos contribuyen junto con la bacteria al desarrollo de un tumor. Y para liarlo más, no siempre se encuentra la bacteria en los estómagos con tumores.

En segundo lugar, ante esta prevalencia tan alta de infección por la bacteria uno se pregunta por las vías de contagio. ¿Cómo nos contagiamos de H. pylori? Es esta una de las cuestiones que más nos preguntan en la consulta: ¿qué puedo hacer yo para evitar el contagio? Estando la bacteria en la mitad de la población española resulta difícil hacer estudios sobre cómo ha llegado al estómago pero se piensa que el vehículo de transmisión puede ser tan ubicuo como el agua, alimentos, los cubiertos o la saliva. Lo más razonable sería suponer que todos estamos expuestos a la bacteria, imposible eludir su contacto porque tarde o temprano (más tarde que temprano) va a interaccionar con nuestro organismo. Pero, si todos estamos expuestos, ¿por qué sólo el 50% de la gente se contagia? Aquí se apelan a razones idiosincrásicas que se podrían resumir en que H. pylori no encuentra igual de cómodos y confortables todos los estómagos: en unos se queda y en otros no. Razones de tipo inmunológico todavía no bien estudiadas sugieren esta pretendida diferencia de susceptibilidad del huésped para albergar o rechazar la bacteria. Y aún hay más: si bien estimamos que el 50% de los adultos en España tienen en su estómago H. pylori, no todos los que lo tienen sufren con su presencia. Es decir, no en todos los estómagos en los que se aloja provoca igual daño o reacción inflamatoria. Se han encontrado individuos (que no pacientes) con H. pylori en su estómago sin que les cause molestia que ellos sientan ni incluso una inflamación aparente en su mucosa ¿Se trata de un H. pylori poco agresivo? ¿Es por eficacia represora del sistema inmunológico del huésped? ¿O acaso es que han llegado a un pacto de mutua no agresión? No se sabe a ciencia cierta pero el debate sobre si todo Helicobacter es malo y hay que quitarlo permanece abierto.

Vista su frecuencia y nuestra ignorancia sobre sus vías de contagio y el significado real de ese contagio, vendría la tercera consideración: ¿hay que erradicarlo siempre? Existen pocas dudas de que esto es lo que hay que hacer cuando el paciente tiene una historia conocida de úlcera gástrica o duodenal, dispepsia de tipo ulceroso o gastritis activa documentada por biopsias. También si se ha padecido cáncer gástrico o lo padeció algún familiar de primer grado. Parece aconsejable si el paciente necesita tomar de continuo o con frecuencia fármacos antiinflamatorios que, como se sabe, aumentan el riesgo de padecer úlcera. Pero en otras ocasiones no se ha encontrado vinculación del Helicobacter con el problema gástrico, como por ejemplo en la enfermedad por reflujo gastroesofágico de la que ya hablamos en http://www.elmedicotraslaverdad.blogspot.com.es/2012/10/enfermedad-por-reflujo-gastroesofagico.html hasta el punto de que hay artículos que sugieren que la erradicación del germen en estos pacientes pueden empeorar el problema del reflujo. Y parece mucho más dudosa la necesidad de erradicar el germen en pacientes asintomáticos cuya endoscopia muestra un estómago normal y con biopsias normales. No es infrecuente que en la consulta aparezca un paciente, digamos mejor una persona, que suelta sobre la mesa una hoja con el resultado positivo de una prueba de aliento para detección de Helicobacter pylori (UBT: urea breath test) (que alguien le prescribió) y pide que le recetes el tratamiento para erradicar esa infección que le han detectado (no se sabe bien con qué finalidad). Al preguntar al paciente por síntomas o antecedentes personales o familiares puede no referir nada y simplemente decir que se acoge al apartado f de los criterios de Maastricht ("por deseo del paciente"). Es indudable que con el coste de la terapia de erradicación (dos antibióticos más un inhibidor de la bomba de protones dos veces al día durante diez días, nada menos que 60 pastillas como mínimo) los laboratorios estarán muy interesados en convencer al individuo asintomático que porta H. pylori en su estómago para que lo erradique.

Pero hete aquí que el germen, como todo ser vivo, busca su pervivencia y lo hace a fuer de crear resistencias a los antibióticos. De manera que cada vez observamos mayor tasa de fracasos en el primer intento erradicador y tenemos que proponer una segunda, tercera, cuarta,... tanda de antibióticos. Ante esto buscamos terapias cada vez más complejas y sofisticadas (más caras, por supuesto) e indudablemente no exentas de efectos secundarios ya que todo el mundo sabe que los antibióticos de amplio espectro no caen demasiado bien en el intestino. Alrededor de un 10% de los pacientes no logran completar el tratamiento prescrito por intolerancia o aparición de severos efectos secundarios. En ocasiones mostramos inicialmente un vehemente empeño en convencer al paciente de que es muy conveniente que tome la pauta erradicadora y si fracasamos en el primer o el segundo intento comienza a decaer nuestro empeño por erradicar y acaso le decimos que bueno, que a lo mejor no es tan imprescindible en su caso quitarle el bicho...

Actualmente se postulan hasta cuatro tratamientos erradicadores convencionales y hay otros cuatro que son experimentales, con diferentes variaciones dependiendo de la susceptibilidad del paciente o de la presencia de alergias a algunos antibióticos. Estamos resucitando fármacos que teníamos en el armario para pocos o ningún uso. Se están desarrollando otros nuevos e incluso la combinación de dos juntos ya en la misma pastilla, para que no parezcan tantas. El objetivo fijado es conseguir que ese UBT que ponía "positivo" diga "negativo", aunque eso no se siga necesariamente de una mejoría clínica del paciente sobre sus molestias digestivas que a lo peor se incrementan como fruto de una candidiasis, una colitis pseudomembranosa o una disbacteriosis secundaria a tanto antibiótico.

Algo hemos avanzado, claro que sí. Reiteramos el papel que el descubrimiento de la bacteria ha tenido en el manejo de la enfermedad ulceropéptica. Y sabemos que los pacientes con inflamación severa del estómago y con H. pylori mejoran notablemente tras su erradicación. Pero existe un amplio limbo de actuación que puede ser controvertida con la gran mayoría de los pacientes, digamos mejor personas, en cuyo estómago habita el Helicobacter pylori y probablemente no le va a dar ningún disgusto a lo largo de su vida. Y quién sabe si los intentos erradicadores en estos pacientes pueden ser más perjudiciales que beneficiosos. No sólo por los efectos secundarios de los fármacos sino también por si el bicho se enfada.


37 comentarios:

  1. Después de leer este artículo uno se queda más que perdido... ¿Me lo quito y tal vez mejoro? ¿O puedo empeorar por no quitármelo? Humm... ¡Vaya dilema!

    ResponderEliminar
  2. Pues... a la vista está que la razón para determinarse por la erradicación no es sólo fruto de tenerlo: esa es la condición evidentemente necesaria pero no suficiente. El artículo precisamente pretende hacer ver que no todo el que lo tiene debe erradicarlo (ya quisiera la industria farmacéutica) sino aquellas personas que además tengan un cierto riesgo o antecedentes o sintomatología. En este caso, una vez más, consulte individualmente su caso con el médico. En unos pacientes está muy claro que sí hay que erradicarlo y en otros muy claro que no. Pero existe un número grande de pacientes (o acaso mejor sólo personas infectadas) "en la zona límite" que ni fu ni fa, vamos que encontrarán opiniones divididas.

    ResponderEliminar
  3. Hola Dtor,de Benito,
    Soy paciente suyo y tengo el bichito en el estomago, se ha quedado a vivir conmgio por mas que le quiera echar no se va y cada día tengo mas dolores de estomago.
    En principio le fui a ver para dejar el Omeprazol, porque llevo mas de 18 años tomandolo, pero veo que sigo tomandolo y ademas he visto esta noticia, ¿que puedo hacer?

    http://www.eldiariomontanes.es/20131212/local/cantabria-general/consumo-omeprazol-durante-anos-201312121013.html

    Gracias y espero que podamso vernos pronto.
    Paz<

    ResponderEliminar
  4. bueno almenos sabies lo ke tneis, yo tengo todos los sintomas y mas.. y uresa negativa, y biopsia y ureasa negativa, pero mi duenitis erosiva zona bulbar y gastritis no me la kita nadie
    y heces sueltas asi llevo 18meses, todo empezo de golpe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no todo en patología digestiva es Helicobacter.

      Eliminar
  5. Hola dctor, hace mas de 6años tuve un episodio de dolor tipo ardores, dolor pecho.. no tenia otras molestias, ni dolor barriga ni vomitos. era muy molesto no podia ni comer,
    me hicieron la prueba aliento y dio positivo. Hice antibioticos y omeprazol unos meses y se acabó. Nunca mas he sentido nada hasta ahora. Puede volver a ser la bacteria?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser... aunque la tasa de reinfección se estima que es baja, alrededor del 2% anual, después de 6 años acumula una tasa de riesgo del 12%. Pero con una prueba de aliento se sabe.

      Eliminar
  6. Gracias doctor. Los sintomas actuales son dolor al deglutir solidos y hasta pures, apenas como y se me queda el dolor durante horas bajo la gargnta irradiandose un poco
    al pecho, que puede ser?.estoy muy preocupada. El medico quiere enviarme al otorrino. Usted que cree?. Tendria que ir a urgencias?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin más datos, una disfagia que se pone de manifiesto al deglutir hace pensar en una esofagitis candidiásica o herpética, sobre todo si ha sido de aparición más o menos súbita y hay reciente procesos infecciosos o antibióticos por medio. No sé si es de urgencias pero si a su médico no se lo parece que es el que está más cerca...

      Eliminar
  7. Hola doctor. Soy la chica del tema disfagia. Al final he ido a urgencias pk m molestaba mucho. La doctora d urg.sospecha espasmo esofagico. Lo unico que me han hecho es
    una radiografia normal en la k no se aprecia
    nada. Me ha recetado motilium 10mg 3
    veces dia.y omeprazol. Usted cree que eso m
    puede ayudar?. He leido k es para los vomitos. No
    lo entiendo. Yo lo k quiero es no sentir este
    dolor continuo... tambien me ha dicho k
    dscarte elicobacter.

    ResponderEliminar
  8. Un espasmo esofágico es una posibilidad...pero da molestia intensa puntual, no habitual. Motilidad, como has visto, es un medicamento que promueve el tránsito, es un procinético. Y Helicobacter, si está, no suele ser causa de disfagia.

    ResponderEliminar
  9. Hola doctor,
    Encantado de contactar con usted desde bien lejos en la península.
    Al hilo de su interesante artículo, le expongo que cuando hago la medicación de la helicobacter, la cual ya parece que he superado, tengo una sensación muy buena de ligereza y altura de ánimo.
    Cuando dejo de tomarla vuelvo a mi situación normal: cansancio, ansiedad, etc., lo que controlo con una medicación baja de Fluoxetina (10 mg), Tranxilium (5 mg), Deprax (10 mg) y 1/2 orfidal.
    Mismos síntomas positivos tengo cuando antes de la comida tomo Levogastrol, lo cuál no hago todos los días sino uno o dos días a la semana.
    Es decir, por la tarde me siento ligero, sin mala digestión, alegre, animado, sin mi reiterada salivación bucal... He de decirle que tengo diagnosticada una dispepsia funcional para la que tomo todos los días Lansoprazol 15 a la mañana
    Lo que no entiendo, y nadie me aclara, es porqué estoy mejor cuando hago tratamientos de la helicobacter o cuando tomo el Levogastrol.
    Mis dudas son que el médico que me atiende no es muy partidario del Levogastrol, por considerar posibles efectos adversos.
    Le agradecería que me diese su opinión inicial, con independencia de que pueda hacer muchos kms. para ir a verle en persona.
    ¿Cree que puede subyacer algo más detrás de este cuadro?
    ¿Por qué me siento tan descansado con la medicación que le comenté y tan cansado cuando no la tomo?
    Le agradezco mucho su respuesta.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias por su comentario y su confianza. La erradicación de Helicobacter se hace una vez y cuando Helicobacter desaparece no hay que tomar más medicación para volver a erradicarlo: ya se ha ido. Lo que veo que toma es mucha medicación de la esfera psíquica y antes de decirle mi opinión sobre Levogastrol, ¿podría aclararme por qué la toma?

    ResponderEliminar
  11. La tomo para controlar mi ansiedad, pero he de decirle que cuando tomo LEVOGASTROL me siento con confianza y capacidad de reducir la medicación de la "esfera psíquica", siempre de la mano de un especialista. Idénticos síntomas que tenía cuando tomaba la medicación de la helicobacter, que ahora por lógica ya no tomo al haberlo erradicado como bien dice usted.
    Es decir, me noto descansado, sin salivar (parece que echo reflujo hacia la boca, a eso me refiero), me puedo tomar tranquilo una copa de vino, etc. Sobre todo me noto descansado y, si vale la expresión, feliz.
    Puede ver que aunque es mucha medicación, lo es en dosis muy bajas, en algunos casos "semi - pediátricas", de ahí que yo piense que hay algo más, que no solo es un problema de ansiedad, ya que esta última se aminora mucho cuando controlo bien el estómago.
    También le digo que no tengo ningún dolor estomacal, pero sí esa salivación de la que le hablo, digestiones algo pesadas, heces irregulares, etc., mejorando todo ello con la medicación comentada estomacal.
    Otra vez gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi experiencia particular el empleo de Levogastrol (o Pausedal, que ambos son levosulpirida) casi siempre ha tenido un efecto muy bueno en los pacientes, en algunos no se produce cambio ninguno y un pequeño grupo muestra algún efecto secundario como tensión mamaria o galactorrea, pero son los menos. Considero que es un fármaco que tiene un perfil de seguridad muy bueno y eso que yo suelo recomendarlo a dosis menores de las prescritas (en lugar de 25 mg cada 8 horas a veces basta una o dos tomas al día). Por eso me sorprende la animadversión o prevención de algunos colegas sobre sus posibles efectos secundarios. Es cierto que encuentro alguna oposición sobre todo entre ginecólogos (supongo que por los efectos sobre el eje de la prolactina) o algún neurólogo, pero no creo que haya demasiada justificación sobre todo teniendo en cuenta los beneficios que reporta.
      La indicación debe ser ajustada por el médico de digestivo y desde atención primaria también se hace. Hay que tener un poco más de cuidado y manejar dosis bajas en los pacientes polimedicados, porque pueden darse efectos sinérgicos.

      Eliminar
    2. Muchas gracias por su respuesta, doctor. Muy profesional y muy atenta. Y perdone la tardanza en contestar.
      Al hilo de lo que le comentaba, y en el ánimo de encontrarme mejor, no encuentro razón para tener salivación, cansancio y malestar. Con levogastrol eso lo reduzco.
      Me puede hacer alguna recomendación que permita estar descansado, fresco, etc.?
      Ahora estoy con mañana 1/2 fluoxetina y ranitidina 150. Noche 1/2 lorazepam y 1/4 deprax.
      Anímicamente estoy muy bien, pero me noto cansado y falto de frescura.
      Con levogastrol voy mejor, tomando simplemente 1 cada 2 días.
      Pero, ¿debería mantenerme así? ¿Algún remedio que me pueda ayudar, alguna prescripción que me pueda "limpiar", hacer digestiones más fáciles, estar más descansado, etc.?
      Le agradezco mucho su tiempo. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    3. No es fácil a través de internet saber cuál es su situación basal ni cuál la situación a la que espera llegar. Normalmente los pacientes que mantienen su situación "aceptablemente buena" con la medicación que usted está tomando (que es en general combinada pero a dosis bajas) denota que algo se debe trabajar en la esfera psíquica, en modificación de conducta. Ayuda mucho a la dinámica intestinal el deporte de mantenimiento, poco intenso y breve pero asiduo, un trote de 20 minutos cada dos o tres días. Eso es barato y muy saludable. El objetivo que yo me plantearía es modificar su conducta para que poco a poco se pueda prescindir del soporte farmacológico. La mayor parte de las veces se puede. Otras no.

      Eliminar
  12. Hola dctor. Tengo k hacerme la prueba por heces para detectar la bacteria. Ahora tomo omeprazol y motilium. Cuantos dias minimo he de dejar la medicacion antes d hacermela. Solo el omeprazol o tambien he de dejar motilium??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La prueba de detección de Helicobacter pylori en heces no es tan fiable como la prueba del aliento, estando pendiente la determinación del punto de corte que queda un poco al arbitrio de los diferentes laboratorios. No obstante es una prueba bastante eficaz para cribado y verificación de erradicación. Si bien algunos kits aseguran que no hace falta dejar antibióticos o inhibidores de la bomba de protones para hacer la prueba, otros aconsejan tomar la muestra al menos dos semanas después de haber tomado este tipo de medicamentos.

      Eliminar
  13. Buenas tardes doctor,

    Podría explicarme una expresión con la que concluye su interesante artículo?
    Que quiere decir cuando comenta que si tratamos de erradicar al helycobacter en casos en que no estaría indicado el bicho se "puede enfadar"???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, claro. El comentario recoge de manera crónica la opinión de algunos colegas que atribuyen un cierto papel simbiótico al Helicobacter de forma que podría ser que en algunas personas la presencia de la bacteria contribuyese al equilibrio local. Esto se postuló a raíz de unos estudios en los que se vio que por personas sin molestias digestivas con presencia de Helicobacter a las que se las erradicaba...comenzaban tener molestias tras la erradicación, sobre todo de tipo reflujo. De ahí que empezase a cuestionarse si todo Helicobacter debía ser erradicado. Una polémica aún no resuelta, siempre coleando.

      Eliminar
    2. Quise decir de "manera irónica", no de "manera crónica". Los correctores son la leche. Escribir en móvil es complicado.

      Eliminar
  14. Hola doctor mucho gusto. Mi normbre es ana maria yo consulte un medico. Particular supuestamente por una bronquitis. Qe ni me dejava respirar. Tenio mucha tos dolor de pecho y espalda estube hasi mas menos 1 mes. Me ise una radio grafia torxica la cual el resultado fue negativo porqe tenia mis pulmones buenisimos aun fumando 2 cigarros diarios y tambien una endoscopua la cula me arojo el famoso vichito .estube en tratamuento como 14 dias ye provoco reflujo. Pero al maximo no e podido dormir deade qe empese a tomar los anticioticos y es muy dessgradable el no poder dormir ni comer y ese tos qe me da me provoca ahogos. Le agradeseria mucho el qe me pudiera ayudar cordial mente ana maria ( resien cumpli los 50Y ya estoy achacosa y con depre y din animo )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces tras los antibióticos del tratamiento erradicador se dejan las tripas algo revueltas. Puede aliviarse con un poco de probióticos. Cosa diferente es si hay reflujo... Le recomiendo que eche un vistazo a la entrada de reflujo ERGE de este blog...y a los comentarios que hacen los lectores. Hay mucha ciencia ahí, de mucho provecho.

      Eliminar
  15. Yo padezco de gastritis por Helycobacter desde el año 2009, me han dado todo tipo de antibioticos y nunca he logrado erradicar y seguía bajando de peso, 10 kg y estaba muy asustado, entre a internet y logre ubicar un medicamento que vienen a ser bacterias muertas que se adiheren a las bacterias de helycobacter y luego las expulsan en las deposiciones, se llama pylopass de laboratorio suizo Lonza, despues de dos meses de tomar las capsulas la situación se revertió ahora me siento mejor y estoy subiendo de peso dos kg, es mi testimonio, ojala les pueda servir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, José, por la aportación. Hay algunos productos que la ciencia médica no tiene muy testados... pero empíricamente funcionan.

      Eliminar
  16. Buenas noches Dr. en mis heces hay trozos de carne fresca como bistec crudo, tengo cuerpo cortado y una gran inflamación, pero no hay fiebre. Qué podría ser ? Será algo de tejido de mi intestino?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo dudo que sea de su intestino. Otra cosa es que sea una amalgama de algo que viaja por el intestino. Y distingamos si usted lo que tiene es "una gran inflamación" o "una sensación de distensión abdominal importante".

      Eliminar
  17. Pero en otras ocasiones no se ha encontrado vinculación del Helicobacter con el problema gástrico, como por ejemplo en la enfermedad por reflujo gastroesofágico de la que ya hablamos en http://www.elmedicotraslaverdad.blogspot.com.es/2012/10/enfermedad-por-reflujo-gastroesofagico.html hasta el punto de que hay artículos que sugieren que la erradicación del germen en estos pacientes pueden empeorar el problema del reflujo.

    Esto me ha dejado un poco confundido, Primero que todo, agradecer por su labor, estoy asombrado de su paciencia y su gran labor en las respuestas.

    ¿Si el reflujo gastrico y los eructos, se debe a una úlcera gastrica, y la úlcera gastrica se produjo gracias a la helycobarter, entoncesno seríaposible erradicarla para acabar ambos malestares, la úlcera y por lo tanto el reflujo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La patología ulceropéptica sí que guarda relación y muy estrecha con la presencia de Helicobacter, de ahí que en estos casos la erradicación del germen sea prioritaria y es lo que ha contribuido a que ya no haya que recurrir a cirugía para los ulcerosos como se hacía antaño. En el problema del reflujo suele haber una frontera, un cardias que no funciona bien, o por incompetente o por desplazado (hernia de hiato) y la acción del Helicobacter sobre este reflujo...no está clara, es controvertido.

      Eliminar
  18. Hola Doctor,
    Después de 4 meses con gastritis hace 15 días terminé el tratamiento combinado de Amoxicilina, Claritromicina y pariet por 10 días al confirmar Pylori. He estado tomando pariet 10mg durante 14 días posterior al tratamiento sin casi sintomas, pero al dejarlo ha aparecido el reflujo gástrico de nuevo. ¿Debería tener remisión total de sintomas ? ¿ Es posible que tenga que hacer de nuevo el tratamiento? Como ha comentado, me costó horrores...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una cosa es la infección por Helicobacter y las molestias de gastritis que puede ocasionar y otra cosa distinta es el reflujo gastroesofágico, que no guarda relación con el Helicobacter.

      Eliminar
  19. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar