Páginas vistas en total

domingo, 24 de enero de 2016

Premios y reconocimientos

Hace ya algunas semanas un amigo me dijo una sentencia: "Cuando en internet algo es gratis, el producto eres tú". De esas veces que lo escuchas y crees haber entendido el significado pero no. El mensaje tiene más enjundia. Con el correr del tiempo, te viene a la cabeza la frasecita como remachando en tu cerebro algo que no has terminado de comprender.

Hace poco he tenido ocasión de comprobar más a fondo su significado. Ha sido gracias a un premio que me han dado. Sí, ha habido una web que me ha elegido como uno de los cincuenta mejores médicos de España, y de ello se ha hecho eco también la prensa local para darlo a conocer a los pacientes que más de cerca y con frecuencia trato. El reconocimiento de que eres un buen médico te hace reflexionar si realmente lo eres, en qué se han basado para decirlo, cómo han llegado a esa conclusión. Es cierto que desde hace unos años colaboro con una web de servicios médicos que distribuye información sobre profesionales de toda España y sus servicios. A través de esa web he contestado más de cinco mil preguntas de pacientes anónimos. El año pasado inició una campaña para votar a los médicos más influyentes o prestigiosos que están dentro de su red. Supongo que valorarían diferentes criterios como votos de los compañeros, cantidad de preguntas contestadas, aprobación de las respuestas dadas por los colegas, etc. Y fruto de esos resultados habrán elaborado su ranking.

Unos meses más atrás, otra web médica también de servicios médicos había hecho algo similar, distribuir unos premios entre los médicos que tenían en ella mayor presencia. Y por entonces ya dije que eran premios pagados. Ahora igual. El prestigio, la fama, puede venir desde muchos puntos. Que te señalen como el mejor o como uno de los mejores, ha de llevar a analizar quién ha llegado a esa conclusión y por qué. Para un paciente que siente que yo "le he salvado la vida" puede ser que me considere el mejor. Otro paciente con el que no acerté sospechará que esa noticia no hace justicia a la realidad, pensará que es pagada. Se supone que es el número de comentarios positivos que se acumulan, lo que lleva a las autoridades a proclamarte como el mejor. Pero ya sabemos que hay comentarios que se pagan. Hay quien tiene una gran logística para tener una prensa favorable, con gabinete y todo que se encarga de hacer propaganda y magnificar sus éxitos, a la par que por supuesto ocultan los fracasos o fallos.

Uno de los amigos que se asoman a evaluar los criterios por los que se otorgan los premios me advirtió que, no habiendo yo pagado nada para tal reconocimiento, se trataba de "pagar" ahora dando publicidad a la noticia, algo que desde la web me animaban con el envío de sellos para distribuir en la web de mi clínica, en este blog, etc. Una propaganda para ellos. El producto de lo gratis era yo. Por eso no he puesto el sello en ningún sitio. Con esto no quiero quitar mérito a los colegas que han sido reconocidos por esta web o por otras como buenos profesionales. Cada uno, si es bueno, sabrá sacar las conclusiones de si se lo merece o no.

Tocados de la vanidad, a nadie le amarga un dulce. Y cuando se recibe un premio, un reconocimiento, merecido o no, parece que se debe agradecer cuando menos por cortesía. Incluso se puede añadir al recibirlo la consabida coda de "es algo que no me lo merezco..." que en este caso está claro que sobra. Porque yo no conozco a todos los médicos españoles, ni mucho menos, pero conozco al menos a cincuenta que son mejores que yo. Supongo que no han contado con estos en la votación...

En un plano más general, cuando uno recibe un reconocimiento, el aplauso, ha de ver de dónde viene tal ovación. Porque el criterio que se ha seguido para tal reconocimiento puede hacer que te sitúe en el eje de bien o del mal. La vanidad es tan grande en el ser humano que no tendríamos reparos por estar en un gran escenario donde mafiosos y facinerosos se ponen en pie para aplaudir por la calidad de tus fechorías. No se crean que está lejos este dislate: también se oyen ovaciones cuando en la junta de accionistas se anuncian incrementos de ganancias en las cuentas...sin sopesar si proceden de desahucios, tráfico de drogas o de la explotación de menores. Sin escrúpulos. Son ganancias.

5 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho su artículo. Yo no sé si usted está entre los 50 mejores doctores de España, pero para mí, usted sí es una de los mejores. Especialmente por su desinteresada ayuda en su blog a gente anónima con preguntas tan vitales como son los problemas de salud.

    Enhorabuena por el premio y a seguir así.

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena por haber sido elegido entre los mejores. Aunque se trate de un entorno muy concreto como es el de una página web, lo bueno que tiene es que tomando como referencia la opinión de los pacientes y otros médicos, puede servir de referencia a tener en cuenta por futuros pacientes a la hora de elegir un médico u otro.

    El quedar el primero, como en todos los premios, ya sean por entes públicos o privados, es muy relativo, llega un momento en que los verdaderos criterios para otorgar el premio se diluyen o dispersan. En este caso concreto, ya mencioné en otro comentario que la propia nominación ya era el verdadero premio, porque hasta ese momento ya se podían recopilar los suficientes datos para dar el premio y que las fases de promoción y votación no hacían falta. Si entre los criterios iniciales estaban la opinión de los pacientes y de otros profesionales, que son los principales, y a la hora de dar el premio se tienen en cuenta otros que, incluso, no tienen que ver con la medicina, hace pensar que el motivo del premio está distorsionado y que el fin es otro diferente al del propio reconocimiento del profesional.

    El premio verdadero para un médico es su valía día a día, el hacer todo lo posible por curar al paciente, el saber que el paciente confía en él, el agradecimiento del paciente o de los familiares, en fin, cosas muy simples que tanto “beneficio” proporcionan. Partiendo de esas cosas básicas, todo lo demás parece secundario y lo que venga será como añadido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Es la satisfacción de los pacientes junto con el reconocimiento de los pares (los que viven ejerciendo la medicina) los marcadores más fiables de un buen hacer.

      Eliminar
  3. Hasta en China...

    http://mp.weixin.qq.com/s?__biz=MzA3NjA3ODQyMA==&mid=402171747&idx=1&sn=eaf7bfd4a9a7ae5462b80526819359b0&scene=1&srcid=0312b8viDU1Gbu6RWxbAUvAn&from=singlemessage&isappinstalled=0#wechat_redirect

    ResponderEliminar