sábado, 10 de septiembre de 2016

Otra nueva etapa televisiva

El pasado 29 de septiembre, hace casi un año, escribí una entrada en la que anunciaba que dejaba la medicina. En realidad, bajo ese titular sensacionalista comentaba mi incursión en el mundo de la televisión y vertí mi experiencia en otra entrada unos meses después. Como el tiempo es limitado, uno tiene que saber en qué va a emplearlo. Hasta el presente, mi desarrollo profesional ha sido eminentemente asistencial y docente en el mundo de la medicina y algo, en menor medida, en investigación. En los últimos tres años he dedicado tiempo a la atención de la redes sociales, participación en plataformas de divulgación sanitaria como Saluspot o Doctoralia con más de 10.000 preguntas respondidas y más de seis millones de visitas, o con la confección de las entradas de este blog que supera ya las 300.000 visitas y los 2.000 comentarios con respuestas. En definitiva, una muestra de mi compromiso con la tarea de divulgación médica, tanto a estudiantes de medicina (estoy elaborado la documentación del un Máster) como de los pacientes o simples lectores que desean aclarar sus dudas acerca de la medicina.

El afán de divulgación debe contrapesarse con una permanente actualización de los conocimientos lo cual se consigue en gran medida con mantener la asistencia sanitaria, tanto en consultas como con ecografías o en la realización de endoscopias. Asimismo deseo mantener mi asistencia congresos y los compromisos con dar algunas clases que siempre precisan revisión de los temas que se van a exponer. Nuevamente me han ofrecido participar en un proyecto de la televisión pública española en TVE1, en un programa que precisamente tiene como objetivo divulgar de manera amena y clara aspectos de la vida relacionados con la salud, su cuidado y promoción. Por ello no he podido negarme si bien es evidente, por lo expuesto antes de que el tiempo no se estira, que he tenido que recortar esas otras tareas modificando las agendas asistenciales en los sitios en los que estaba atendiendo pacientes, incluso en la Clínica de Segovia, pero sin dejar de atender a los que me buscan. Muchos de mis pacientes se han visto afectados por este recorte de horarios y deseo pedirles disculpas públicamente por más que a algunos se lo he manifestado personalmente, La mayoría lo entiende porque cree que a través de los medios de comunicación puedo llegar a más gente y que lo que supuestamente encuentran de beneficio en mi consulta, pueda servir para los telespectadores a gran escala. Desde luego, con esa motivación lo hacemos. Y este programa también admite consultas, bien por llamadas de teléfono o por redes telemáticas como twitter que son recibidas y contestadas por los médicos.

Se trata, en definitiva, de buscar la manera de llegar a más y más gente para ayudarles a quitarse preocupaciones, reales o figuradas, acerca de su salud y la de los que les rodean. La medicina no es una ciencia matemática pero tratamos de despejar miedos de una forma amena. Para conseguirlo vamos a necesitar de vuestro apoyo, de vuestra participación, de las críticas y las orientaciones que nos deis. No dejéis de participar.

Vergüenza aneja

No, no es una errata. En esta ocasión la vergüenza no es para otros, es para el colectivo médico que, hoy como ayer (Cfr. Lc 14, 5), no son ...