Páginas vistas en total

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Adelgazar como sea

Acabábamos la entrada anterior con algo de ironía pero...la realidad supera la ficción. El corolario anterior era que si usted quiere adelgazar, no coma. Y ahora vamos a ver hasta qué extremos se llega en algunos casos para seguir esta doctrina tan deletérea.

Corren rumores, leyendas urbanas, que en algunos centros de adelgazamiento emplean dosis altas de hormonas tiroideas para estimular el catabolismo, la "quema" de calorías. Y que en algunos centros de esos, hasta te proporcionan unas cápsulas con las que estás ingiriendo (sabiéndolo o no) huevos de tenia. Infectarse por la solitaria, la tenia (solium o saginata) puede contribuir a que el parásito albergado en el intestino se apropie de los nutrientes que circulan por le tubo digestivo impidiendo su absorción intestinal y con ello disminuyendo nuestra capacidad de nutrición y engorde. De hecho es conocido que ante personas que comen mucho y sin embargo no engordan se suele decir "mira, chico, parece que tienes la solitaria". Yo no me he encontrado nunca una parasitación así, provocada, pero es posible que haya habido casos...

En el fondo, las técnicas de cirugía bariátrica con el llamado by-pass intestinal, pretenden algo por el estilo reducir la superficie de absorción intestinal, recortar la zona de intestino donde se llevan a cabo los procesos de absorción de nutrientes. Pero no es una cirugía exenta de riesgos. Seguro que algunos prefieren incluso dejarse parasitar, que de todo hay.

Con un mínimo abordaje hemos dado con otra técnica de "adelgazamiento" que nos acerca a los vomitorios romanos. Se cuenta que en las bacanales ya heredadas de los griegos, donde se bebía sin freno y se comía igualmente hasta reventar, había que ir con frecuencia a los vomitorios para provocarse el vómito y de esa forma dejar espacio...para poder seguir comiendo. Como eso de vomitar es algo feo y desagradable (por más que en problemas de anorexia se llega a realizar con total "naturalidad"), a alguien se le ha ocurrido la feliz idea de utilizar la gastrostomía percutánea (orificio que hacemos en el estómago para poder nutrir a los pacientes que no se alimentan adecuadamente por la boca) para "descomer" o aliviar al estómago precozmente de lo que momentos antes se ha ingerido por la boca. Vamos, un aliviadero rápido que impida que lo que hemos comido navegue rápidamente hacia el intestino y desde allí contribuya a nuestra grosura. Así se me antoja que el paciente bulímico estaría permanentemente comiendo por boca y echando el contenido en una bolsa por el orificio abdominal. Inaudito.

El análisis del problema hay que llevarlo más arriba: la compulsión, el deseo de comer, lo gratificante que resulta y que hasta lo hace adictivo. La gente con sobrepeso se admira de la austeridad de esas personas que son capaces de pasar el día con apenas un café y un canapé si experimentar ningún signo de ansiedad o ataque de nervios. Pero no sólo un día sino día tras día, de manera que el alimento no parece ser un atractivo especial de su vida. ¿Cómo consiguen esas personas la aparente indiferencia hacia el alimento?. Pues vamos a ver.

Algunos centros han propuesto la narcolepsia inducida durante una semana: sí, dejar al paciente dormido, sedado durante una semana, sólo con suero y por supuesto sondado, a ver si se pasa el "mono" de comer y durante esa semanita dormido ya pierde algo de peso y cuando despierte ya no tiene tanta ansia. Claro, esta idea surgió a raíz de ver qué sucede con los pacientes encamados cuando están en coma. Una idea peregrina.

Mi difunta madre decía eso de que "de comer poquito se me ha hecho pequeño el estómago". En realidad no he apreciado en las endoscopias que llevo realizada que existan propiamente estómagos pequeños...salvo los reducidos quirúrgicamente. Creo que es más bien una forma de hablar que hace referencia al concepto de "saciedad precoz": me lleno con poco que como. Para muchos pacientes con sobrepeso eso sería su ideal para dejar de comer y por eso recurren a técnicas restrictivas del estómago (balón intragástrico, la manga gástrica quirúrgica o endoscópica, etc) porque les gustaría poder saciarse antes, no seguir comiendo tanto. Aunque muchas veces, cuando tienen un balón hinchado dentro del estómago que les impide seguir comiendo...se enfadan porque el dichoso balón no les deja comer como antes, y piden a gritos que se lo retiren. Pues ¿no se trataba de eso? No. Se trata de convencernos de que tenemos que comer menos cantidad de lo que comemos.

La manera más natural de perder peso es comer menos. Vamos a fijarnos en los monjes que viven con austeridad su enclaustramiento. Pienso en los cartujos pero también en los del Tibet. La alimentación es frugal. Apenas uno comprende cómo se puede vivir con tan poca ingesta. Pero nuestro mundo occidental no está por la ascesis, No nos levantamos a maitines pero madrugamos más que el sol para hacer footing. Eso de educarse en la austeridad parece que va en contra del consumismo. Por eso hemos de recurrir a medios que ayuden a comer menos. Y ya que no hay un valor espiritual que mueva a ello, ni la mortificación ni la purificación del espíritu... pues hacemos algo de psicoterapia con modificación de conducta. La psicología puede enseñarnos a corregir esos trastornos de la conducta alimentaria. Igual que nos puede parecer ridícula la postura ascética de un cartujo, seguro que al él le parece igualmente absurdo tener que recurrir a la psicoterapia para tener un hábito nutricional normal. La psicoterapia de hecho, debe estar presente en todos los programas de adelgazamiento que se precien, empleen el método que empleen, En definitiva, se trata de aprender a comer racionalmente, sin perjuicio para la salud, comer para vivir y no vivir para comer, como señalaba don Quijote a su escudero.

La química también tiene su papel en este propósito. Si el problema es que nos entran ganas de comer, pues las quitamos y ya está. Se ha visto con la estimulación cerebral de determinados núcleos del hipotálamo reducen el apetito. Y liraglutida, por ejemplo, es un medicamento inyectado que se emplea en diabetes y que, entre otros efectos, quita las ganas de comer. El desarrollo de fármacos que actúan sobre el centro hipotalámico regulador del apetito nos volverá indiferentes hacia la comida hasta el punto de que muy probablemente -lo siento por los restaurantes, agricultores y ganaderos- llegaremos a un punto donde la nutrición se resuelva con la toma de un comprimido al día de un producto que, aparte de quitarte el hambre, te aportará los nutrientes que el cuerpo necesita para el desgaste de ese día. Es la pastilla esa que presentaba el comerciante al Principito, que "te tomas una y te quita la sed durante una semana". Con esas pastillas se ahorra mucho tiempo, todo el que perdemos en comer, beber,...hacer la compra, la comida,...hasta gastaríamos menos en cenas de empresa y en papel higiénico. Basta con que el placer de comer se supla y derive hacia otros placeres.

14 comentarios:

  1. Muy buena las difeentes informaciones que aporta y tiene toda la razon, pero socialmente de siempre la "comida" es con lo que se celebra todo acto familiar etc etc
    Por eso creo que la sicoterapia es el mejor de todos los tratamientos para la obesidad," enseñar a comer menos. "

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay quien apunta que también hacer ejercicio, masticar bien, comer cosas de calidad...ayudan. Claro que ayudan, por supuesto. Todo es educarse en comer bien. Mientras dure...

      Eliminar
  2. Estoy de acuerdo con todo lo que dice,y deduzco que no me queda más salida que ir al sicólogo .
    Qué opina de la hipnosis ?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mujer, es una herramienta útil en muchos trastornos pero, sinceramente no creo que sea necesario recurrir a ella por este problema. La educación consciente parece más adecuada.

      Eliminar
  3. Sí, la racionalidad del pensamiento está muy bien pero, maldito comportamiento irracional!. Paradojas humanas.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Luis Miguel por tu detallada revisión.
    Como profesional de la salud mental mi preocupación en relación a hábitos de alimentación va más allá de lo relacionado a los gravísimos trastornos de la conducta alimentaria.
    La primera cuestión importante es ¿por qué hay que adelgazar? ¿por qué todo el mundo quiere adelgazar?
    Desde mi unto de vista el principal error muy difundido, es la identificación de la delgadez con la belleza y mucho más peligrosos, con el éxito personal y social.
    Otro concepto erroneo de acuerdo con mi experiencia es que para adelgazar hay que dejar de comer. Me atrevo a decir, aún a riesgo de resultar impopular, que PARA ADELGAZAR HAY QUE COMER. Ni siquiera comer menos, sino comer mejor. ¿Y qué es comer mejor? Comer variado diariamente, y muy importante dividirlo en varias comidas (idealmente 5 o 6). Si acostumbramos a nuestro organismo a comer una vez al día (engañandole el resto del día con bebidas, cafés,… ) le obligamos a que acumule nutrientes creando depósitos que le permitan seguir funcionando el resto del día, hasta la próxima vez que le demos de comer.
    En fin…, esto daría para muchas reflexiones.
    Gracias Luis Miguel por tu blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que no todo el mundo quiere adelgazar. Muchos estamos la mar de conformes con nuestro peso. Existe, no obstante, una tendencia harto denunciada y no por ello corregida, de exaltar la delgadez exagerada. Los trastornos de la conducta alimentaria van más allá de un mero no comer, o comer demás, o comer desequilibrado, o comer alimentos de mala calidad.

      El mensaje de adelgazar es evidente para aquellos cuyo sobrepeso, más allá de la estética, comienza a ser un perjuicio para su salud. En estos casos, que por desgracia se incrementan en el mundo occidental, hay necesidad médica de corregir el sobrepeso. En esta entrada del blog tan sólo hemos mencionado una de las muchas formas de afrontar el problema, evidentemente de una manera drástica e irónica pero innegablemente eficaz para todo el mundo: el que no come adelgaza. Incluso se muere si persevera en ello. ¿Que existen otras formas de enfocar la corrección del sobrepeso? Desde luego, hay mil remedios que se postulan con eficacia diferente y variable. E incluso algunos con la dieta paradógica que propones de comer más, aunque sé de muchos que lo de comer más no les ha ayudado a bajar de peso... quizás porque pese a todo seguían comiendo mal.

      No creo que exista EL REMEDIO para adelgazar. Hay muchos y de ellos pueden dar fe quienes han probado docenas de ellos sin conseguir bajar de peso. Que hemos de aprender a comer y a educar el apetito, sin lugar a dudas. Muchas gracias por tu contribución, María José.

      Eliminar
  5. Un tema apropiado para las fechas de “atracones”, en general, que se avecinan. En esta cuestión de adelgazar y engordar, cada uno es un mundo. Son muchos los factores que pueden influir, físicos, mentales, genéticos…; si bien es cierto que si no se come, se adelgaza, para muchos es una tortura porque creen que no comer es dejar de comer de un modo muy drástico. De lo que se trata es de dejar de comer habitualmente lo que se come en exceso. Hay que concienciarse de que la comida es una rutina para que el cuerpo funcione, y lo que se salga de esto es un añadido que sobra. Toda rutina exige una cierta disciplina, pero esto tiene que ser un proceso natural, sin sentirse uno obligado. No todos tenemos que comer lo mismo y la misma cantidad. Habrá personas que coman más cantidad por que lo necesitan y, sin embargo, queman la grasa más fácilmente. Cuando se asume que el comer es una rutina necesaria, se come solo lo necesario, el mismo cuerpo te lo dice. Si alguna vez la mente te juega una mala pasada y se come puntualmente algo fuera de la rutina, no tiene tanta relevancia porque vas a volver a la rutina sin problemas.

    El problema puede venir por el tipo de alimentos que se comen. Todos sabemos que lo más saludable es una dieta variada y equilibrada. Un inconveniente es que no hay tiempo o no hay ganas para cocinar y se tira mucho de productos de supermercado que contienen demasiados aditivos, ya sean naturales o químicos que contienen muchas grasas y azúcares, e incluso se podría pensar que son hasta adictivos. Cuantos más aditivos tiene un producto más barato resulta, será porque el producto no es de buena calidad y por lo tanto tienen que mezclarlo con otras sustancias para que parezca bueno. También es verdad que cada uno compra según sus posibilidades económicas, aunque no sé, realmente, si hay alguna relación en que la gente con más dinero esté o no más delgada que la gente con menos dinero.

    También coincido en que la mejor manera para perder peso es aquella que sea más natural y que resulte menos agresiva para el cuerpo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que decía en el comentario anterior, dieta variada y buena calidad. Comer despacio, repartido, hacer ejercicio, vida sana y sin complejos, sin excesos ni prohibiciones...

      Mañana en Saber Vivir...hablaremos del gluten!!!

      Eliminar
  6. Querido Luis Miguel:
    Enhorabuena por el esfuerzo que conlleva el blog. Le he descubierto hoy mismo navegando por internet.
    Quería hacerle una propuesta, y es que seria interesante hablar sobre el transtorno compulsivo del comer. Buscando por la red,no he encontrado ninguna fuente en la que hable sobre este tema detalladamente. Por lo que seria de agradecer si publicase una entrada entorno a este.
    Gracias de antemano,
    ¡Un saludo!
    Mónica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mónica, por tu comentario. Tendré en cuenta la propuesta sobre todo ahora que se acercan días en los que se desata la gula por lo bueno y atractivo de lo que se pone en las mesas (donde se puede, claro). El envés de la compulsión a comer está en la anorexia, de la cual algo he hablado en otras entradas de este blog, pero la reflexión que propones...merece darle una vuelta. Hoy en el programa de Saber Vivir tendremos algo muy relacionado con la compulsión a comer: la obesidad mórbida.

      Eliminar
    2. Y si lo encuentras interesante...difunde el blog a tus amigos. Ya son más de 20.000 visitas al mes...

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar