Páginas vistas en total

lunes, 20 de febrero de 2017

Medicina por internet

En otros lugares hemos tenido ocasión de aventurar qué nos depara la medicina del siglo XXI, lo que la tecnología nos va a cambiar el escenario de actuación entre el médico y el paciente. El desarrollo tecnológico nos permite que las comunicaciones sean más rápidas y fluidas, pero ¿serán mejores?

La práctica médica, el ejercicio clínico concreto de tratar a un paciente, se ve favorecida por numerosos avances que facilitan la comunicación de información, de datos. Aun así surge la duda de si en algún momento el médico se podrá sustituir por una poderosa computadora capaz de manejar miles de algoritmos y datos en un segundo y ofrecer diagnósticos o tratamientos certeros. Incluso los quirúrgicos, llevados a cabo por precisos robots a los que no les tiembla el pulso y con sofisticados y personalizados programas de actuación quirúrgica, capaces incluso de ir reprogramando la intervención al hilo de los datos de cómo se vaya desarrollando ésta. No tardará mucho tiempo en compararse la actividad manual de los cirujanos con la que lleva a cabo un sofisticado robot, nieto del DaVinci que ahora inicia su andadura. Se medirán los tiempos de intervención (quién lo hace antes) y los resultados de la misma (cómo quedó la cosa). Hombre y máquina se pondrán frente a frente para ver quién es más rentable, quién hace más y mejor al menor coste. Esto ha sido así siempre a lo largo de la historia y cuando la mecanización ha ofrecido mayor rapidez y abaratamiento de costes,...la manufactura ha desaparecido o ha quedado reducida a lo testimonial, porque la artesanía se resiste a morir.

Mientras esto llega, nos vemos en los preámbulos de la modernización de la medicina. Porque por mucho que se estén produciendo constantes avances en el ámbito de las herramientas diagnósticas y de la terapéutica, lo cierto es que el modo de ejercer la medicina sigue siendo eminentemente igual que hace más un siglo. Médico y paciente se ponen frente a frente e intercambian información en ese proceso que se llama anamnesis, la recogida de los datos que nos suministra el paciente a través de un interrogatorio que empieza siendo libre y luego dirigido por el médico en función de lo que va contando el paciente. Este primer paso del acto médico, la consulta médica, ha sufrido pocas transformaciones (salvo acotación del tiempo) y tan sólo ha incorporado, si acaso una pantalla de ordenador que se interpone entre médico y paciente y donde el médico va reflejando lo que el paciente le cuenta, a veces sin llegar a mirar su cara.

Se decía que el 80% de los diagnósticos se pueden llevar a cabo con una buena anamnesis, escuchando lo que el paciente cuenta y haciendo las oportunas preguntas de cara a saber más acerca de su dolencia. Pero hoy esta fase se hace contra reloj: entre 5 y 10 minutos en el mejor de los casos hay que despachar al paciente. Un paciente me decía: "hay médicos que antes que se siente el paciente ya tienen en su mano el formulario de lo que sí o sí le van a pedir a continuación: bien un análisis, bien una radiografía, bien un electro... Da igual porque el objetivo no parece saber qué tiene que contar el paciente sino quitárselo de encima". Fue el que motivó que hablase hace poco sobre el Helicobacter pylori. La medicina requiere tiempo. Y vamos demasiado deprisa.

Este blog, por ejemplo, se toma por muchos lectores como un consultorio, por más que repito una y otra vez que no lo es ni puede serlo, ni estaría bien que lo fuese. Leyendo los comentarios y las respuestas que doy en algunos casos, alguno puede creer que pretendo hacer medicina y no son más que meras opiniones. Y todavía, el amplio espacio de en estos comentarios permite explicar con detalle (a veces excesivo detalle) las cuitas de la gente. Insisto en que no es adecuado desnudarse en público ni desde aquí se pueden ofrecer soluciones personalizadas. Pero todavía más descabellado es enfrentarse a dar respuesta a las preguntas que desde algunas plataformas como Doctoralia o Saluspot hacen los pacientes. Disponen de un espacio muy limitado y en ocasiones las preguntas son del tipo: "Me duele mucho la tripa y tengo retortijones ¿qué puede ser?", "Hace tres días que no hago de vientre y tengo tos y fiebre ¿será apendicitis?", "Cuando eructo me duele detrás de la oreja y veo borroso ¿tendría que ir al médico? Soy mujer de 32 años y no estoy embarazada", "Tengo un dolor abdominal en el lado izquierdo que me empezó hace horas, y todavía no se me fue. Son como calambres, puntadas. ¿Qué puede ser?"

Más que consultas, parecen adivinanzas, datos claramente insuficientes para un buen diagnóstico. En estas circunstancias, acertar es más fruto de la suerte y del azar que de la ciencia. Sin la posibilidad de establecer un diálogo con el paciente, poder interrogarle con detalle sobre las molestias o qué significa el "me duele aquí", sobre sus antecedentes, sus hábitos, sus alergias, su edad,... no hay verdadero contacto médico. Hace poco formaba parte de una mesa en un programa de televisión en el que se debatía sobre la atención médica que ofreció un colega de urgencias por teléfono. Según el parecer del paciente al que atendió, su actitud fue del todo insuficiente e incluso negligente. Excusándome de corporativismo, y sin negar que pudiera haber existido falta de la atención debida, quise remarcar lo difícil que resulta, por no decir imposible, poder evaluar realmente cómo se encuentra un paciente que llama por teléfono o que lo hace un familiar porque el paciente no puede. En ocasiones he recibido este tipo de llamadas y... "chico, ve a urgencias a que te valore un médico, porque así, por teléfono,...no sé", le digo si veo que la situación puede ser apurada.

Sin tacto no hay contacto: sin explorar al paciente no podemos considerar que la visita médica haya sido plena. Puede suceder que no haga falta exploración: hay pacientes que sólo vienen a enseñarte unos análisis o a recoger una receta. Pero ante una dolencia, el cuerpo nos habla y hay que mirar, palpar, auscultar, percutir,... Lo que nos falta es tiempo para hacerlo adecuadamente y más proximidad. Mientras esto no se hace, cualquier otra cosa será un consejo, una opinión, una presunción diagnóstica más o menos acertada.

14 comentarios:

  1. No por ir con más prisas y querer abarcar más se consiguen antes las cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces, sí, se avanza más sentándose a pensar qué se quiere, qué se busca,...

      Eliminar
  2. Ante tanta tecnología, ¿Los principios y valores propios de las personas dejarán de ser los mismos?, ¿dejarán de tener la misma fuerza?. Si faltan los elementos para que se den esos valores, ¿desaparecerán estos?. Por ejemplo, las máquinas van a sustituir o a modificar la relación médico-paciente, que se fundamenta, entre otras cosas, en la empatía entre las partes. ¿vamos a tener la misma empatía con las máquinas, o a través de las máquinas. ¿a qué se la dará más importancia, a la máquina o a la persona?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero esas preguntas no surgen al hilo de lo que ahora se cuenta en esta entrada: están presentes en la sociedad a partir de la revolución industrial. Si la economía es la que manda, el valor de una persona no es más que el que monetariamente se pueda sacar de ella. Así de triste. Tan triste como real.

      Eliminar
  3. Pues es verdad que ya casi ni se ve la cara del médico detrás de la pantalla del ordenador, buscando el pobre tu caso porque no se acuerda ni de tu nombre ni de tu dolencia. Cuanto lo encuentra lo lee a toda pastilla (el asiento todavía caliente del anterior paciente) mientras te pregunta qué tal va todo. Y si no va bien, pues más pruebas. Que hay infinitas clases de pruebas: “A ver que hacemos ahora con este. Protocolo número 4, que el 3 no le ha funcionado”. “Y deje la puerta abierta al salir”… que el siguiente paciente está ahí impaciente por entrar.
    Si es así el proceso, que lo es, ¿por qué no lo va a hacer una máquina? Y aún más rápido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, si el trato va a ser igual de afectivo y caluroso, mejor que sea rápido: es más eficiente.

      Eliminar
  4. que dicha que encontré este blog ,lei muchas entradas pero eran de hace dos años y al ser viejas temi que no me respondiera por eso pregunto en esta entrada,hace como 4 años fui al hospital y por palpitaciones algo que subia y bajaba por mi garganta (entre otros sintomas) bueno tenia gastritis (posiblemente nerviosa) no segui en tratamiento porque fue esporadico de hecho en estos 4 años 6 veces sentia que tenia gastrtis, pero poco tiempo atras siento como algo atorado en la parte baja de la garganta y como que el alimento sube por mi garganta (como que no se digiere bien y cuando aveces eructo es cuando siento ese sube y baja) seria reflujo supongo ,no tengo nauceas ni dolor estomacal aveces si como inflamacion o molestia pero muy muy leve lo molesto es la sensacion de algo atorado en la garganta,no es un dolor fuerte pero esta ahi (nunca me pasaba las veces anteriores con gastritis) y lo que si he notado es que en mis depociciones veo como granos de frijol o la piel de estos granos dias despues de este malestar mi dieta de frijol es diaria y nunca antes me habia pasado no se si es que mi estomago no esta digiriendo bien los alimentos soy vegetariano y deje el cafe hace una semana un dia despues de que sentia la molestia puede ser grave ? y otra pregunta el hipertiroidismo puede generar problemas gastricos o aumentar los problemas de ya tenerlos? gracias Dr por este blog !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser, sí, síntomas de tipo nervioso o influido por los nervios pero... yo haría previamente una gastroscopia para descartar cosas orgánicas...

      Eliminar
  5. Hoy día, todavía hay muchas personas que no tienen acceso a la medicina más básica, así que, mal se pueden imaginar la aplicación de la tecnología avanzada en este campo. Parece que los avances tecnológicos van muy por delante de las verdaderas necesidades de las personas. Es verdad que ofrecen muchas posibilidades en la prestación de los servicios, pero primero tiene que existir ese servicio y que se garantice el acceso al mismo. Por otro lado, estos avances suponen un coste que va a repercutir en los demandantes del servicio y muchos no pueden hacer frente al mismo. ¿De qué sirve un sistema muy avanzado tecnológicamente si no se está dentro del sistema?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mire. Cuando me veo contestado estas y otras cuestiones de este blog, o las preguntas de Doctoralia o las de Saluspot...tengo muchos motivos para reflexionar sobre el parecer que usted sostiene. Y en el fondo, igual pienso cuando veo que el tiempo que le dedico a ello se lo estoy sisando a mi familia, a mi mujer, a mis hijos, a mis amigos,... ofreciendo ayuda a cambio de nada. Cuando leo las preguntas que me hacen y que de forma sucinta expongo en esta entrada corrigiendo los errores de ortografía, intento trasladar mi cabeza al sitio, al lugar desde donde me lo hacen, a su contexto social, a sus posibilidades y conocimientos. Muchos manifiestan abiertamente que no tienen recursos para acudir a los médicos y por eso piden una "ayuda por internet", una orientación. Sé que nunca vendrán a mi consulta, que no me lo pagarán. Pero dentro de las limitaciones que este soporte tiene como asistencia sanitaria, puede llevar algo de cariño a muchos kilómetros de distancia. Cuando a uno se le encoge el corazón viendo el drama de los miles de refugiados y exiliados forzosamente por la violencia en sus países, sabe que no puede acogerlos a todos en su casa pero perder unos minutos en transmitir algo de luz y esperanza en sus dudas, no es una limosna, es de justicia.

      Eliminar
    2. La verdad es que es de agradecer la ayuda que dais, por medio de internet y otros medios de comunicación, e incluso presencialmente, muchos colegas de profesión que pensáis parecido, que toda ayuda es buena, por poco que parezca y con todas las limitaciones que hay por medio.

      En mi comentario anterior quería tratar el tema de los avances tecnológicos desde una perspectiva general, teniendo en cuenta los diferentes sistemas sanitarios, sociales y económicos. Hay muchas diferencias, ya sea por la situación geográfica, por el grupo social, o incluso por el tipo de enfermedad. Parece que los avances siguen una tendencia o tendencias concretas que obedecen más a otras cuestiones que a las de la propia salud. Realmente, en muchos casos los impedimentos vienen por el propio sistema sanitario existente, o por el sistema social o económico establecido. Resulta chocante que en ciertos lugares sobre tecnología o se desarrolle mucho más rápido y en otros se estén muriendo personas por que no se les puede tratar, por ejemplo, cosas básicas como una simple infección o una diarrea, por decirlo de alguna manera.

      Los avances tecnológicos necesitan una determinada inversión, la cual hay amortizar y para esto tiene que dejar beneficios, y puede que sea por este motivo que se implanten en los lugares que más beneficios van a dejar. Lo mismo puede suceder con los diferentes sectores de la medicina, unos están muy avanzados y otros nada, por ejemplo, en el campo de las enfermedades raras se avanza muy poco, ¿es porque son raras y se conoce poco de ellas, o es porque no interesa por que los resultados son menos ventajosos y van a ser mayores los gastos que los beneficios?.

      Eliminar
    3. La economía lo rige todo. Lamentablemente se investigará más y se dedicarán más recursos a tratar las dolencias de veinte ricachones que a potabilizar las aguas que impida que veinte mil niños mueran en África de disentería. Porque los 20 valen más que 20.000. Es lo que hay.

      Eliminar
  6. Doctor me gustaría comentar que su Blog me encanto, quiero felicitarlo porque lo considero ademas de un excelente profesional, un excelente ser humano, la manera critica con que son abordados algunos temas en su Blog es extraordinaria, los temas son muy interesantes y algunos de ellos me han hecho reflexionar en especial los temas sobre hipocondría y la felicidad, saludo desde Colombia, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su comentario. El blog tiene muchos seguidores en Colombia. Y espero que próximamente pueda sacar un libro que recoger las experiencias de este blog, lo que he aportado y lo que aportáis los lectores.

      Eliminar