martes, 22 de agosto de 2017

Diez millones en cuatro años

Que el interés de la gente por su salud va en aumento es algo que se refleja en los indicadores de desarrollo de los países. Cuanto más avanzada y desarrollada tecnológicamente es una sociedad, la salud y los cuidados por el cuerpo, la alimentación y la vida ocupan una mayor parte de nuestro tiempo. De un modo paradójico, también estos cuidados son una parte importante en las llamadas tribus primitivas: tienen mucho tiempo para el ocio porque ocupan muy poco tiempo del día en tareas de supervivencia. Sin embargo, la mayor parte de la población mundial vive para trabajar, ocupa la mayor parte de su tiempo en tareas laborales, en el negocio. Es la esclavitud del modernismo: vivimos currando para otros.

A medida que el progreso nos libra -o nos parece que nos libra- de esa esclavitud y podemos librarnos del negocio (nec-otium, la negación del ocio) para dedicarnos al ocio, llenamos ese tiempo en...mirarnos al ombligo, en preocuparnos por nuestra salud. Y un poco está bien pero si te pasas... preocupaciones las justas. Veíamos no hace mucho cómo evolucionan en internet las consultas de los usuarios por temas de salud. Cada vez son más numerosos los ciudadanos que recurren a internet para informarse sobre temas de salud. Así lo confiesan el 25% de los búlgaros, el 50% de los españoles o el 71% de los luxemburgueses. Hay mucha información sobre salud en la red, medicina y pseudomedicinas, porque el público está ávido de noticias.y porque cada vez se preocupa más por su salud.

En este sentido, no hace mucho celebrábamos el primer medio millón de visitas a este blog. Y la entrada de hoy es para referirnos a otro hito. Hace ahora cuatro años que comencé a colaborar con la plataforma de Doctoralia, una de las más visitadas por los pacientes en busca de información de médicos o de respuestas a sus preguntas. Y en este periodo de tiempo he respondido más de ocho mil preguntas que los usuarios formulan al azar buscando un médico que las conteste. Los usuarios ven estas respuestas y pueden "clickar" un "gracias" con el que se refleja que la contestación les parece interesante o útil. Y cuando se cumplen cuatro años de empezar esta colaboración veo en las estadísticas (perdón por la foto, está sacada a la pantalla del ordenador) que mis respuestas han sido vistas más de diez millones de veces, lo cual da para pensar en el alcance y la difusión de lo que uno escribe.



Y a la par que la cifra, lo interesante es la progresión de esas consultas, porque el primer año la cifra mensual media de visitas a las respuestas era muy baja (también es verdad que había menos preguntas respondidas) pero actualmente se superan las 400.000 veces que se leen, siendo así que de los 10 millones de visitas celebrados casi 4 millones han sido en los últimos 12 meses.

Son unos cuantos datos extraídos de las estadísticas recogidas en cuatro años. Agradecer a los seguidores de este blog su difusión al igual que confío que las respuestas que encontréis en Doctoralia os sean de utilidad y también colaboréis a distribuir la información que consideréis útil. Pero no debemos olvidar nunca, lo digo a menudo, que este tipo de herramientas que nos ofrece la informática no pueden ni deben suplir nunca lo que es la auténtica consulta médica en la que paciente y médico hablan cara a cara y de forma individual de su caso particular. Lo demás pretende ser ayuda, orientación, aproximaciones, porque un ser humano se merece que le trate otro ser humano. La tecnología cada vez nos ayudará más, la robotización suplirá procedimientos rutinarios, pero el espíritu no se toca, se siente.

Secuelas del confinamiento en la salud

Empezamos a salir de las casas después de estar confinados, recluidos. Estamos anquilosados, entumecidos, como los osos tras la hibernación...