jueves, 18 de octubre de 2018

Omeprazol no es para los excesos

Las medicinas están al servicio de la salud. Pero hay mucha gente que piensa que las medicinas pueden ser un remedio para los excesos. Por ejemplo, uno se relaja con la dieta cuando tiene exceso de colesterol porque toma medicinas que lo controlan. Es verdad que muchos pacientes con hipercolesterolemia no mejoran de su problema por mucha dieta que hagan si no añaden estatinas u otros fármacos hipolipemiantes. De igual manera, muchos hipertensos no logran controlar la tensión sólo con ejercicio, bajando la dieta o quitándose la sal. Necesitan recurrir a los medicamentos. Y los pacientes con ERGE (he colgado ahí un nuevo vídeo... al final) son muy subsidiarios de tomar omeprazoles y demás IBP de por vida, lo cual motiva no pocas visitas de pacientes alarmados por las noticias de que el omeprazol es muy peligroso. ¿Lo es realmente?

Pero todavía es más peligroso que la gente crea que los medicamentos están para proteger frente a los excesos. Por eso, y dedicado especialmente a los jóvenes que frecuentan los botellones, os envío este vídeo al que ruego la máxima difusión para hijos, sobrinos, nietos,... porque hay mucho en juego.



Debemos contribuir a la salud promoviendo medidas saludables, no se trata de hacer trampas, porque si nos pasamos abusando del cuerpo, nos va a pasar factura tarde o temprano.

viernes, 5 de octubre de 2018

Un reflujo muy especial

En medicina se entiende por reflujo cuando un fluido corporal se mueve en dirección contraria a la que de ordinario suele llevar. Refluir es volver un fluido hacia atrás. En aparato digestivo, el reflujo por antonomasia, cuando no se especifica otra cosa, es el reflujo gastroesofágico, el paso del contenido gástrico hacia el esófago. Este paso a través del cardias condiciona unas molestias derivadas de la quemadura que sufre el esófago por el ácido gástrico, provocando una esofagitis por reflujo y, en conjunto, lo que llamamos enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE).

Pero existe otro reflujo menos frecuente pero en general muy dañino y limitante para el que lo padece que es el reflujo biliar: la presencia de bilis en el estómago es una condición que irrita la mucosa gástrica provocando una gastritis alcalina como os cuento en este vídeo


Incluso hay pacientes a los que la bilis ¡¡les sube también por el esófago!! Esta circunstancia es en ocasiones compleja de resolver. Primero porque no se sospecha (de hecho algunos médicos no creen en ella ni saben que existe) y segundo porque los tratamientos de los que disponemos no siempre son del todo eficaces ni tiene demasiada utilidad el remedio más frecuentemente usado para las gastritis, el omeprazol. Y en el peor de los casos, a veces se indican cirugías que ponen la situación mucho más compleja...

La medicina exige siempre escuchar al paciente porque en su relato está escondido lo que le pasa. Y se aprende más escuchando a los pacientes que con lo que viene en los libros de medicina. Y un recuerdo especial para los que nos leen y visitan desde Puebla, México.

Vergüenza aneja

No, no es una errata. En esta ocasión la vergüenza no es para otros, es para el colectivo médico que, hoy como ayer (Cfr. Lc 14, 5), no son ...