Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2019

No, no somos iguales

Por si alguno todavía se lo creía, definitivamente no, no somos iguales. ¿O sí?. No somos iguales en prácticamente nada en lo que podamos comparar a dos seres humanos. Basta con mirar alrededor: somos todos bien diferentes. Nuestra estatura es diferente, nuestro peso, nuestros gustos, nuestros conocimientos, nuestras aficiones e intereses, nuestras creencias,... nuestras ambiciones, nuestro poder adquisitivo... Ni siquiera somos iguales ante la ley, por más que los políticos nos intenten convencer de que sí, que la justicia es igual para todos. Eso bien lo saben los propios jueces que imparten justicia: no hay igualdad ante la ley. Como tampoco la hay en el acceso a la educación o a la sanidad. La igualdad en las prestaciones sociales es un desiderátum, una palabra vacía de contenido que se esgrime en boca de los políticos que intentan mover las conciencias de los votantes. Hay una necedad mayor que la de predicar la igualdad y es creérsela.
Una de las mayores necedades que copan aho…