jueves, 21 de noviembre de 2019

Celiaquía y gluten: se me hincha la tripa e intolerancias alimentarias. Aclarar la sensibilidad al gluten no celiaca.

Eso de que se me hincha la tripa es una de las quejas más frecuentes en las consultas de Aparato Digestivo. Algunos vinculan este problema a causas que tienen poca o ninguna relación, como puede ser la presencia de Helicobacter pylori o algunas supuestas alergias o intolerancias alimentarias. Más recientemente se apela a términos como disbiosis que aluden a que la microbiota intestinal (antiguamente llamada flora) puede estar desequilibrada. Pero siempre que este problema se presenta, sale a la palestra el gluten. Celíacos o intolerantes al gluten consideran que es un problema infradiagnosticado, que mucha gente tiene hinchazón abdominal a causa del gluten y no lo saben. ¿De qué porcentaje de población estamos hablando? ¿Quiénes tienen problemas con el gluten y qué tipos de problemas tienen?

En primer lugar conviene distinguir entre pacientes con celiaquía, y pacientes con problemas con el gluten pero no celíacos. Los pacientes celíacos se estima que son el 1-2% de la población general y son personas cuyo organismo responde con atrofia de las vellosidades de la mucosa duodenal cuando ingieren gluten, por poca cantidad que sea. Se trata de un problema alérgico y de por vida. Y esto es así tengan o no tengan síntomas a consecuencia de ello. El otro colectivo con problemas con el gluten es más numeroso, pues se estima que alrededor del 6-8% de la población general muestra diferentes grados de molestia o malestar cuando ingieren gluten. Es lo que se ha dado en llamar sensibilidad al gluten no celíaca. Sus intestinos -que sepamos, aunque cada vez avanzamos más en lo que se llama permeabilidad intestinal- no sufren alteración de sus vellosidades por el hecho de ingerir gluten, pero se sienten mal cuando lo comen. En definitiva, parecen celíacos pero no son celíacos. ¿Qué problemas puede acarrear la ingesta de gluten a cada uno de estos colectivos? ¿El gluten puede considerarse nocivo para todo el mundo en general?

Esto es lo que viene a reflejarse en esta breve entrevista que se emitió el martes 19 de el Magazine del Canal 8 de Segovia (CyLTV)



aunque se puede ampliar la información en el Manual sobre el gluten y la celiaquía que acaba de publicar la editorial RBA.

viernes, 1 de noviembre de 2019

Prevención de cáncer de colon: ¿qué se está haciendo y qué se está logrando?

Cuando se instaura una medida con la finalidad de lograr un fin, hay que hacer evaluación acerca de los resultados, si realmente se ha conseguido lo que se pretendía. En ocasiones el resultado tarda en llegar, no se ve a corto plazo, pero hay que ir viendo si los datos preliminares orientan a que la medida que se adoptó fue adecuada o si necesita algún tipo de ajuste.

El cáncer de colon en nuestro país es una alerta sanitaria por la alta incidencia y su progresión creciente. Con alrededor de 40.000 casos nuevos cada año, las autoridades sanitarias llevan años promoviendo entre la población de riesgo (mayores de 50 años) el cribado o detección precoz del cáncer de colon a través de la sangre oculta en heces, una sencilla prueba que, con una muestra de heces analiza si hay o no presencia de sangre microscópica, no visible a simple vista.

Alrededor de un 10% de las personas que se hacen esta prueba tienen un resultado positivo, lo cual levanta la alarma en el paciente si bien la prueba que se hace a continuación en estos casos, la colonoscopia, revela que la mayor parte de estos positivos (casi un 80% de ellos) se deben a causas benignas como hemorroides, fisuras, colitis, divertículos o lesiones vasculares. Pero en el resto descubrimos pólipos, lesiones degenerativas de la mucosa del colon, en un estado más o menos avanzado de progresión hacia la malignización. Los pólipos del colon, en su gran mayoría, tienen un potencial maligno. Y de hecho algunos cuando los quitamos en el transcurso de la endoscopia, ya revela que son tumores, cánceres localizados.

Cuando se coge a tiempo, el cáncer de colon se cura. Y sobre todo, se previene con la extirpación a tiempo de lesiones premalignas. Desde que hemos comenzado a "pelar" el colon de los pacientes que tienen pólipos, podemos ir evaluando si la medida para contener la epidemia está siendo eficaz. Y los datos preliminares parece que apuntan a que en aquellas poblaciones en las que se lleva a cabo una vigilancia por colonoscopia, se está observando disminución en la incidencia del cáncer de colon. Era una consecuencia lógica que cabía esperar pero hasta ahora no habíamos podido corroborarla. Y de mantenerse esa tendencia, dejará de ser un sueño acabar con el cáncer de colon.

¿Es útil la prueba de sangre oculta en heces?
¿Cuánto tiempo tarda un pólipo que todavía no es malo en volverse un cáncer?
¿Da algún tipo de síntoma el cáncer de colon? ¿Y los pólipos?
¿De qué depende que se pida sangre oculta en heces o colonoscopia?



Estas y otras cuestiones se han contestado en la entrevista de 10 minutos que el Canal 8 de la Televisión de Castilla y León emitió el pasado 29 de octubre y que ponemos a tu disposición. Que lo disfrutes y aprendas a perder miedos.

Secuelas del confinamiento en la salud

Empezamos a salir de las casas después de estar confinados, recluidos. Estamos anquilosados, entumecidos, como los osos tras la hibernación...