Ir al contenido principal

Verdades a medias, las peores mentiras. Coronavirus.

Haciendo eco del sobretítulo de este blog, es difícil saber qué mitad de lo que nos cuentan es verdad o es mentira. Además la prensa gusta de titulares impactantes que atraigan enseguida la mirada de los lectores. Igual luego al leer la noticia se nos pincha el globo del interés, pero el objetivo está cumplido: han llamado tu atención. Así, leía ayer un titular que dice "quien se preocupa por la salud suele ser ya un enfermo" y me apliqué a la lectura de la noticia que imaginaba que iba por hacer una exaltación de los hipocondríacos, los temerosos de enfermar, como así fue. No obstante, debo confesar que sólo el titular me hacía pensar en dos colectivos: las autoridades sanitarias y los médicos y personal sanitario. Claro, a ver quién si no debe preocuparse ciertamente por la salud de los demás. Y según este titular, autoridades sanitarias y médicos... estamos enfermos. Resulta paradójico pero en el caso que ahora ocupa los titulares de la prensa, ciertamente profético muy a su pesar.

Porque se nos ha desbordado el negocio de la pandemia del coronavirus. Desde el punto de vista médico la cuestión no tiene demasiado recorrido. Se han hecho comparaciones entre este virus exótico de importación y el virus de la gripe tradicional, el de casa, el que nos visita cada invierno. Si nos atenemos a las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2019 "apenas" murieron en España 1852 personas a consecuencia de la gripe. Pero si vemos lo que dicen otras fuentes como el Instituto de Salud Carlos III, la campaña de gripe 2017-2018 afectó en España a 800.000 personas con 52.000 ingresados y 15.000 muertos. Y sobrevivimos a aquello sin tanto revuelo en la prensa, sin  mascarillas y sin construir hospitales específicos para ingresar estos pacientes. Flaco servicio están haciendo famosos y "autoridades" alarmando sobre esta pandemia. Porque pandemia es, desde el punto de vista de su dispersión geográfica aunque de momento las cifras son más bien raquíticas, a fecha de 29 de febrero según muestra la imagen.



Dada la capacidad de contagio del virus, es fácil que llegue a los cientos de miles de afectados y acaso a los 10.000 muertos... y luego con el buen tiempo deje de hablarse de ello porque el virus se irá de vacaciones. No vaya al médico si  no hace falta, o se morirá sin saber de qué.

Pero la utilidad real de este negocio está en la alarma social que ha provocado no sólo que se agoten las mascarillas, que eso es anecdótico, -igual que, si me apuran, el colapso de las urgencias hospitalarias- sino el terremoto financiero que ha hundido negocios y ha hecho que las cotizaciones de otros suban un 1300% en bolsa. Que haya copado y cope los titulares de la prensa y de los medios de comunicación, que haya "despertado" del letargo a unos dirigentes políticos y autoridades sanitarias para alimentar una psicosis absurda. Que haya provocado que una organización -cuyas siglas son garantía de velar por la salud como la OMS- convoque una emergencia mundial al dictado de los especuladores financieros que sacarán pingües beneficios con el cataclismo de un resfriado. Todo esto es sin duda lo más grave del coronavirus. Y ya verán el revuelo con la vacuna. Que la gente indocta sea aborregada puede comprenderse y disculparse. Por ello miran la actitud de los que teóricamente saben... y tristemente, los que saben o dicen saber callan o hacen de comparsa para propagar este virus que se ha instaurado en nuestras mentes. Ha sido un buen experimento para provocar pánico, estampida, con el mero zumbido de una mosca. Y visto el éxito, volverá a hacerse, no les quepa duda. Son buenos tiempos para los especuladores del negocio de la salud.

Comentarios

  1. Uno de esos efectos de la globalización......

    ResponderEliminar
  2. Muy agradecida, Luis. Un respiro de serenidad y cuestionamiento de toda este tremendismo y pandemua, sí., de necedad. Gracias

    ResponderEliminar
  3. Eres unico como siempre tus comentarios con peso cientifico y tramquilizadores.

    ResponderEliminar
  4. Yo tengo más miedo a la reacción de la gente y los mercados en estampida que a la capacidad lesiva de este virus para la salud.

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante tu opinión y valoración. yo pienso q aquí , en España , el tema viene de perlas, porq la población está ocupada - preocupada con el tema y apenas nos enteramos de como funciona todo lo demás

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos lo ven como una cortina de humo para atraer nuestra atención mientras los temas verdaderamente importantes se están cociendo a nuestras espaldas... o ante nuestras narices.

      Eliminar
  6. Mucha gracias por la información y tranquilidad!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este artículo incluye un enlace con la evolución de la pandemia a tiempo real. A ver dónde llegamos...

      Eliminar
  7. Tanta información, por todos los medios, en tan poco tiempo, se digiere mal, y esto causa incoherencia, insensatez, incertidumbre…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tener exceso de información no equivale a estar mejor informado. En física, el exceso de información se llama ruido. Por algo será. Cuando alguien quiere ocultar un mensaje, monta alboroto alrededor y lo camufla. Cortinas de humo, lo llaman algunos.

      Eliminar
  8. Gracias Dr. Benito siempre tan tranquilizador y tan didactico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A algunos les intranquiliza bastante... saber que el coronavirus puede ser más peligroso para la vida social que para la salud!!!

      Eliminar
  9. Por la deriva que está tomando la propagación de este virus, estimo que la campaña se cerrará en España con 42726 afectados y 821 fallecidos. Lo propio estimando una tasa de letalidad de 1,9%

    ResponderEliminar
  10. Efectivamente, creo q es de locos _sinceramente hace tiempo no veo los Telediarios_. Pero sé lo que están haciendo, como siempre ranking de tocados por el virus y en espera de que sume y sume y a ver quien gana. Es terrible en esta sociedad de la competición lo q importa es ganar, aunq sea en visitas de ese pobre virus mal querido q ahora nadie lo quiere. Pero ese virus como todos, millones con los q amigablemente nos relacionamos un día fue bueno y hacía su misión benéfica. Qué le habremos hecho para se volviese malo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es ni bueno ni malo: está y de momento perjudica pero es que está en la esencia humana enfermar y morir. Si no es de esto, de otra cosa. Aquí, lo mediático es tener noticia a tiempo real de la evolución día a día, hora a hora, de los afectados y eso es lo que genera la neurosis social. Pero ¿os imagináis esto mismo con la epidemia de gripe de hace dos años viendo crecer los números día a día hasta llegar a la cifra de 800.000 afectados y 15.000 muertos? Que en España van 1000 afectados y 30 muertos. Hasta llegar a las previsiones, muchos no van a tener uñas para morder.

      Eliminar
  11. No os oculto de que a día de hoy países como España o Italia estamos sufriendo un colapso de nuestros recursos sanitarios por la avalancha de pacientes con infección por coronavirus. Lo vivo en mi hospital y les pasa algo similar a todos los de la Comunidad de Madrid. Y es ciertamente angustioso verse desbordado por la llegada de pacientes que requieren atención urgente porque su vida peligra y al mismo tiempo tener que suspender la actividad programada para poder atender las urgencias. Pero esto ya se ha vivido, China va por delante y, tras la puesta en escena de construcción de hospitales en tiempo récord para atender su avalancha, ya ha cerrado siete de los nueve que construyó. La puesta en escena del colapso para que occidente entrara en pánico ha funcionado y China y los especuladores recogen beneficios. Es la hora de desmontar el tenderete... hasta la siguiente. Esta ha sido la maniobra: https://californiamedios.com/operacion-jaque-mate/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En estos días de locura colectiva estoy recibiendo muchas llamadas de pacientes y conocidos pidiéndome mi opinión respecto a esta pandemia. No voy a contestar a las preguntas. Ni voy a escribir. Bueno, escribir sí voy a escribir, lo estoy haciendo a diario a tenor del desarrollo de los acontecimientos. Pero no voy a publicar nada. Básicamente, porque mi opinión difiere en gran medida del sentimiento general de la sociedad respecto a la situación, alentando por la ignorancia de las autoridades sanitarias y también, por qué no decirlo, del alarmismo que generan los comentarios de colegas médicos, cuya opinión respeto pero no comparto. No son buenos momentos para disentir. Pero yo disiento. He hecho mi pronóstico respecto a la evolución y resolución de la pandemia y el tiempo dirá quien tuvo razón. Y cuando esto acabe, espero poder publicar lo que día a día voy escribiendo. Perdonad que no os coja el teléfono...

      Eliminar
  12. 30 de marzo: evolución de la enfermedad, 85000 infectados, 7400 muertos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Y subiendo. Algunas previsiones cifran en 45000 las víctimas finales, porque en Cataluña está a punto de reventar. Han sido muchos factores que han distorsionado las previsiones y, desde mi punto de vista, China no tuvo las bajas que dijo y el gobierno español ha estado (y está) cruzado de brazos.

      Eliminar
    2. Durante esta pandemia se han elaborado diferentes escenarios de afectación según los límites de contención posibles. Si la afectación supera umbrales que no se imaginaban, el problema se desborda y giran hacia posiciones catastrofistas. Manejo algunas previsiones de fin de pandemia en España a mediados de mayo con cerca de 80.000 muertos. Ahora es imprevisible porque el desbordamiento de Madrid lo padece también Cataluña y será más crítico en otras comunidades de menor población pero también con menos recursos sanitarios. Nos aguardan diez días de gran llanto aunque los indicadores de nuevos contagios empiecen a bajar.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Qué es lo que veo en mis deposiciones?

La mayor parte de las personas no acostumbra a mirar al retrete para ver algo de suyo tan desagradable como son las deposiciones. Las heces son la materia de deshecho del aparato digestivo y casi nunca son motivo de comentarios porque se considera tema de mal gusto. Pero tratándose de un blog escrito por un médico de aparato digestivo, alguna entrada hemos de hacer para hablar de este comprometido asunto y qué mejor que ahora al final de noviembre, mes que la tradición católica dedica a los muertos. No se piensen ustedes que considero comparable los difuntos a las heces pero hay un término que se emplea curiosamente para estos dos ámbitos tan diferentes y que es "escatológico". El término se aplica tanto al estudio de las heces como a las cuestiones relacionadas con lo que acontece después de esta vida, aquello de "muerte-juicio-infierno-gloria ten cristiano en tu memoria" que decían los misioneros predicadores.
Como no soy predicador, me voy a lo mío, el maravill…

¿Qué podemos saber por las heces?

Esta entrada obedece a una petición popular. Sin duda, una de las principales preocupaciones de los lectores de este blog es lo que ven en su deposiciones. Y así ha quedado reflejado en los numerosos comentarios publicados en esa entrada, siendo todavía mucho más numerosos los que me han llegado y no se han publicado.
Precisamente de estos no publicados he procurado hacer una recopilación de las preguntas y comentarios más frecuentes, las dudas más inquietantes de los lectores sobre las heces y de este modo ofrecer unas ideas que aclaren algo sobre el farragoso mundo de las heces. Antes de comenzar quiero señalar que existe una gran variedad de tipología y aspecto de las heces que son rigurosamente normales. No existe una caca que sea la perfecta y a la que hay que tender sí o sí porque si es de otro modo ya indica que estoy enfermo. De hecho lo normal es que a lo largo de la vida de una misma persona en diferentes momentos las heces van cambiando de aspecto, de textura. Muchas veces…